Cúrcuma y limón para blanquear la piel: ¡Resultados asombrosos!




Muchas veces llevamos un estilo de vida y estamos expuestas a factores ambientales tan agresivos que nuestra piel se ve muy afectada, perdiendo su brillo y mostrando manchas que antes no estaban ahí. En este artículo vamos a compartir con vosotras un remedio casero y muy sencillo a base de cúrcuma y limón para blanquear la piel. ¡Tu también podrás hacerlo en casa!

Mascarilla de cúrcuma y limón para blanquear la piel.

Un uso excesivo del maquillaje, el sol intenso durante largos periodos de tiempo sin la neceseria protección, el frío, los cambios hormonales de nuestro cuerpo… Todos ellos son factores que hacen que nuestra piel se deteriore. Concretamente, causan lo que se conoce como hiperpigmentación, que no es otra cosa que la producción de un exceso de melanina, el colorante natural que todos tenemos en nuestro cuerpo.

En este punto puede que te estés preguntando: pero ¿no es eso beneficioso para tener una piel bronceada? Y es cierto que la melanina es nuestra mejor aliada para conseguir un moreno más intenso, especialmente en verano. Pero de lo que aquí estamos hablando es de un oscurecimiento indeseado, en forma de manchas que hacen que no podamos lucir nuestro mejor aspecto.

Además, no todo el mundo quiere tener estar morena. Hay muchas personas a las que les favorece una piel más blanca, o que son así por naturaleza y no quieren perder su esencia. También dependiendo de la cultura, el canon de belleza puede estar más en una piel morena o una más pálida.

Para combatir este problema, uno de los mejores aliados naturales que tenemos a nuestra disposición es la cúrcuma, una especia con origen en la India muy utilizado en la cocina, pero que también tiene muchos beneficios cosméticos. Y además, no tiene ningún efecto secundario sobre nuestro rostro.

Curiosamente, uno de los principales usos de la cúrcuma es el colorante, ya que se usa en muchos platos, especialmente los elaborados a base de curry, para proporcionar un color anaranjado muy intenso.

¿Entonces, cómo nos va a ayudar a aclarar la piel? ¿No conseguirá precisamente el efecto contrario? A continuación, os despejamos estas dudas, y os explicamos exactamente cómo actúa esta planta sobre nuestra piel.

¿Cómo actúa la cúrcuma y el limón para aclarar la piel?




El componente más importante de esta especia es la curcumina, que es la que da al rizoma o la raíz de la planta su característico color anaranjado. Y también es el responsable de su alto poder colorante para muchas recetas.

Pero esa no es la única propiedad de la curcumina. También es muy preciada por ser un potente antiimflamatorio natural y por su acción antioxidante. Y es aquí donde encontramos sus múltiples beneficios para mantener nuestra piel en unas óptimas condiciones.

Estas propiedades hacen que se reduzca la producción de melanina, suavizando las manchas de la piel para lucir un cutis más liso y claro.

Por otro lado, también destaca su efecto antibacteriano, por lo que también reduce las marcas de acné, ayudando así a tener una piel libre de impurezas.

Por su parte, el limón, al igual que otros cítricos, también son conocidos por su efectividad a la hora de tratar las manchas de la cara y reducir los niveles de la melanina. En este caso, su éxito reside en la vitamina C, tan abundante en estas frutas, y que limita la producción de la tirosinasa, una enzima que estimula su producción.

Pero no solo eso. La vitamina C también es un excelente exfoliante natural, ya que, aplicada sobre el rostro, ayuda a eliminar las células más viejas y dañadas, que son en buena parte las presentes en las manchas y las zonas con un exceso de pigmentación. Y en su lugar, ayuda a generar más células jóvenes, que darán a tu piel un aspecto liso y brillante.

Aplicación de la mascarilla de cúrcuma y limón en la cara.

Cómo preparar una mascarilla de cúrcuma con limón para la cara

Una vez que conoces cómo actúan estos dos productos sobre la piel, es hora de explicar paso a paso cómo preparar una mascarilla de cúrcuma y limón para las manchas de la cara:

  1. En un pequeño recipiente, como un bol, mezcla dos cucharadas soperas de zumo de limón exprimido y una cucharada de polvo de cúrcuma. El objetivo es conseguir una pasta espesa pero que se pueda extender bien. Si ves que queda demasiado pastoso, añade una cucharada más de limón.
  2. Una vez que la mezcla quede bien uniforme, aplícala sobre la zona que quieras tratar de forma homogénea. Déjala reposar durante unos 20 o 25 minutos.
  3. Transcurrido ese tiempo, retira la mascarilla simplemente con agua, aclarando bien la zona y realizando pequeños masajes circulares con las manos.
  4. Puedes repetir este proceso desde dos veces a la semana hasta cada día, según los efectos y la rapidez con la que los quieras conseguir. Lo más recomendable es hacerlo justo antes de irte a dormir, ya que así evitas que la piel se exponga a agentes potencialmente dañinos.




Ahora solo nos queda pedirte un pequeño favor: que si este artículo te ha resultado útil, lo compartas en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!