Cúrcuma alismatifolia

Cúrcuma alismatifolia: Todo sobre el tulipán de siam

Si quieres dar un look tropical a tu jardín, pocas plantas te ayudarán a conseguirlo mejor que la cúrcuma alismatifolia. En esta guía te contamos todo sobre esta exótica planta, que cada vez cuenta con más popularidad

Qué es la cúrcuma alismatifolia

La cúrcuma alismatifolia es una plata tropical nativa de Camboya y del norte de Tailandia. A pesar de que también se le conoce como Tulipán de Siam o Tulipán de Verano, lo cierto es que no guarda relación con la planta de los tulipanes.

Esta planta pertenece a la familia de las Zingiberaceas, en la que también encontramos especies como la popular Curcuma longa o el jengibre.

Se trata de una planta vivaz rizomatosa, o lo que es lo mismo, durante los meses de invierno sus tallos y hojas se marchitan, aunque sigue viva, ya que sigue alimentándose a través de sus rizomas.

Uno de los lugares dónde se pueden ver en su máxima plenitud es en el Parque nacional de Pa Hin Ngam, en la provincia de Chaiyaphum (Tailandia).

De la cúrcuma alismatifolia no se saca la especia de cocina cúrcuma, como podría parecer por su nombre. Este condimento se extrae de la Cúrcuma longa, otra especie de la misma familia. Por eso es importante no confundirlas.

Características de la cúrcuma alismatifolia

La cúrcuma alismatifolia florece en la época de verano. Es en ese momento cuanto presenta una espiga central de unos 20 centímetros con brácteas grandes coloreadas, las inferiores en color verde y las superiores en color rosa.

Tiene las hojas caducas, con vainas largas, brillantes y con los nervios marcados y puede alcanzar el metro de alto.

Sus flores son pequeñas y de color violeta y amarillo, lo que hace que sea una planta estéticamente muy bonita, ideal adecuada para decorar.

Flor de cúrcuma alismatifolia

Cuidados de la planta de cúrcuma alismatifolia

La cúrcuma alismatifolia no requiere de demasiados cuidados. Se puede utilizar como planta de interior o bien como flor cortada. Y su cultivo puede hacerse en el suelo de jardín o en maceta.

Es importante que la ubicación que elijamos para colocarla sea una zona iluminada pero sin sol directo. También necesita una humedad ambiental alta, por lo que, si no vivimos en un clima tropical, deberemos pulverizar sus hojas de forma regular.

En cuanto al suelo, esta planta prefiere un suelo con mantillo, turba y arena gruesa. El abono debe realizarse cada 15 días con fertilizante mineral en verano.

El riego debe cuidarse mucho para que alcance todo su esplendor. La tierra debe estar húmeda, pero sin estar encharcada, ya que un exceso de riesgo podría pudrir las raíces.

Es muy aconsejable que hacia finales de verano se vayan disminuyendo poco a los riegos, para dejar de regarla en otoño hasta que las hojas se sequen por completo.

Una vez llegada la primavera, volveremos a regarla con normalidad.

En general podríamos decir que es una planta de fácil mantenimiento y crecimiento rápido. Y en buenas condiciones puede durar hasta 3 años.

Usos de la cúrcuma alismatifolia

La cúrcuma alismatifolia es una variedad que no se come ni se utiliza para elaborar productos cosméticos. Solo se disfruta a través de la vista y del olfato.

Su uso como planta decorativa ha aumentado mucho en los últimos años, ya que su naturaleza tropical provoca en muchas personas una mejora del estado de ánimo.

Se trata de una especie bonita y fácil de cuidar, por lo que hace que forme parte de muchas casas, si bien es cierto que es más fácil de mantener en zonas cálidas y húmedas.

Ahora que ya sabes todo sobre la cúrcuma alismatifolia, cuéntanos, ¿qué te parece esta planta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *