Cúrcuma

Cúrcuma: Todo lo que necesitas saber sobre la especia de moda

¿Te imaginas poder mejorar el sabor y las propiedades de tus comidas añadiendo solo un poco de especia?

No hace falta que lo imagines. ¡Es posible! Y todo ello gracias a la cúrcuma, el superalimento de moda que cada vez más personas de todo el mundo incorporan a los alimentos que toman a diario.

Pero si quieres saber más acerca de este preciado producto culinario antes de probarlo, has llegado al lugar adecuado, porque en esta página podrás encontrar toda la información sobre este producto natural.

Qué es la cúrcuma

La cúrcuma es una planta que viene del suroeste de la India y que pertenece a la familia de las zingiberáceas, a la que también pertenece el jengibre.

Su nombre científico es cúrcuma longa.

Posee hojas que se disponen en dos filas, y sobre ellas crecen flores de colores blancas o rosas muy vivos.

Sin embargo, al hablar de la cúrcuma normalmente nos referimos a la especia que se extrae de su raíz. Se trata de unos rizomas ramificados que tienen un característico color entre amarillo y naranja y que, además, son muy aromáticos.

Este condimento puede recibir otros nombres, según el país en el que nos encontremos. Por ejemplo, cúrcuma y palillo es lo mismo en lugares como Perú y Bolivia. También se le conoce en algunas regiones como azafrán indio o de raíz, yuquilla o jengibrillo.

En inglés se dice “turmeric”, por lo que en algunas regiones también se conoce como “turmérico”.

En la cocina se suele utilizar como especia, una vez hecha polvo. En este formato tiene un bonito color mostaza que no pasa desapercibido. Pero también tiene otras aplicaciones destacables en otros campos.

A continuación, hablamos de los beneficios de la cúrcuma natural, dónde la venden, cómo se puede cocinar con ella o dónde se consigue, entre otras cosas.

Rizoma de cúrcuma.

 

Para qué sirve

La cúrcuma es uno de los ingredientes habituales de los polvos de curry, así que cuando los utilizas para dar sabor a tus carnes o arroces, también te estás beneficiando de sus propiedades.

Su sabor dulce y ligeramente picante, no obstante, la convierten en un ingrediente versátil, que también se puede agregar a pescados e incluso a postres bajos en calorías, infusiones, concentrados o jarabes.

Basta con añadir una pequeña cantidad para otorgar a cualquier plato un sabor exótico que no deja indiferente.

También se suele decir que la cúrcuma sirve para adelgazar, aunque trataremos la cuestión con más profundidad en el siguiente apartado.

Pero, al margen de la cocina, tiene otros muchos usos. Se trata, por ejemplo, de un ingrediente recurrente en productos de índole farmacológica. Es el caso de algunos suplementos, que se suelen presentar en forma de cápsulas o polvos, y que están destinados a enriquecer la dieta diaria.

Incluso puede encontrarse en aceites, de manera que se pueda aplicar sobre la piel para actuar como calmante.

Y es que se considera que es buena para muchas cosas, por lo que incluso se ha probado en el terreno de la belleza. Desde hace unos años, se está empleando en formulaciones cosméticas como cremas de limpieza, hidratantes, mascarillas faciales y regeneradores celulares.

Propiedades y beneficios de la cúrcuma

A la cúrcuma se le atribuyen muchas propiedades y beneficios, más allá de su inconfundible olor y sabor.

Se la conoce como la reina de las especias debido a su gran versatilidad y a su valor nutricional, ya que contiene carbohidratos (más fibra alimentaria que azúcares), pocas grasas, proteínas, agua, retinol, tiamina, riboflavina, niacina, vitamina B6, vitamina C, vitamina E, vitamina K, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio y zinc.

Propiedades medicinales

Empecemos por las propiedades para la salud que se suelen asociar a la cúrcuma, parte de ellas respaldadas por investigaciones científicas:

  • Digestivas. Es una de las más recogidas a la hora de enumerar sus beneficios para la salud. La cúrcuma, dicen, ayuda a digerir bien los alimentos y alivia la sensación de indigestión, además de prevenir los gases y flatulencias.
  • Gastrointestinales. Comparte con otras plantas, supuestamente, las propiedades astringentes, es decir, la capacidad de apretar o contraer los tejidos orgánicos o, en este caso, de estreñir. Hay quien lo usa, por lo tanto, cuando sufre diarreas por intoxicación, alergia o alguna inflamación gastrointestinal. Se le atribuyen también propiedades antiulcerosas, ya que repara los tejidos dañados a través de su incidencia en la mucosa gastrointestinal. Y a eso se le suma el tomarse como antiinflamatorio estomacal e intestinal.
  • Adelgazantes. Al incorporar este producto a la dieta, el organismo recibe una dosis extra de algunos de los nutrientes implicados en el proceso de la quema de grasas. Como consecuencia, el metabolismo se acelera y los niveles de azúcar en sangre se regulan mejor. A ello se suma la inhibición de la extensión del tejido graso [1], por lo que se ha hecho popular en las dietas para bajar de peso.
  • Descongestionantes. Estas propiedades se asocian especialmente al hígado. La cúrcuma, supuestamente, restaura sus células y protege este órgano, por lo que se recomienda a quienes padezcan hepatitis leve, colecistitis, piedras en la vesícula y otras alteraciones.
  • Antiinflamatorias. Ciertas publicaciones recomiendan la cúrcuma contra la artitris y la artrosis y, de hecho, la consideran más inocua que otros antiinflamatorios, que dañan las mucosas gástricas. Según se afirma, potencia la actividad de las enzimas que regulan la reacción del cuerpo ante la inflamación, y ayuda a eliminar los materiales de desecho que tienen lugar en el proceso. Por ello, se usa como ibuprofeno natural, y también se usa para tratar quemaduras, picaduras de insectos o llagas.
  • Hipolemiantes. Entran dentro de tal concepto las sustancias farmacológicas activas que sean capaces de disminuir el nivel de lípido en la sangre. Se atribuyen a la cúrcuma, que se recomienda para ayudar a bajar los niveles del llamado colesterol malo y los triglicéridos en la sangre. Así pues, hablamos también de propiedades beneficiosas para el sistema cardíaco.
  • Antioxidantes. La cúrcuma, como se suele recoger, lucha contra las radicales libres para prevenir la oxidación celular, tanto en el corazón como en el hígado o el riñón. De esta forma, puede prevenir ciertas dolencias asociadas con este proceso y retrasar el envejecimiento [2].
  • Anticancerígenas. Aún queda mucho por explorar en este campo y se debe ser cauteloso, pero hay estudios que apuntan a que la curcumina puede contribuir a prevenir ciertos tipos de cáncer, ya que, según estas investigaciones, ayuda a eliminar las células cancerígenas, así como a evitar su proliferación y expansión [3].

Propiedades para la piel

La cúrcuma también tiene una serie de propiedades cosméticas que veremos a continuación:

  • Rejuvenecedoras. El uso regular de la cúrcuma se asocia a una piel libre de toxinas e impurezas. Por ello, la industria cosmética ha puesto el foco sobre esta raíz, de manera que se está convirtiendo en un componente muy común de cremas y mascarillas.
  • Cicatrizantes. Se recomienda para tratar heridas o quemaduras, gracias a las propiedades antiinflamatorias y la acción cicatrizante que también se atribuyen a la cúrcuma.

Propiedades para el cabello

La cúrcuma también tiene beneficios para el cuidado del cabello, ya que disminuye la producción de caspa y de sebo.

Esto ayuda a evitar cualquier problema que tenga su origen en el cuero cabelludo de forma natural, sin necesidad de recurrir a productos con parabenos ni otros componentes químicos.

Propiedades de la cúrcuma con pimienta

Es muy recomendable tomar cúrcuma con pimienta negra para obtener los máximos beneficios de esta especia.

Esto se debe a que la curcumina, su principal componente, no es fácilmente absorbida por el organismo. Ante esto, la piperina, presente en la pimienta negra, ayuda a que se asimile mejor.

Algunas publicaciones la han considerado como la gran pareja antiinflamatoria, lo que tiene que ver con la acción conjunta de estos dos componentes.

Ambas también son antifúngicas, antibacteriales, antioxidantes y antisépticas.

Estudios científicos

La cúrcuma, como tantas otras plantas, genera un acalorado debate entre los investigadores y también entre los propios consumidores. Hay quien ve en ella un producto milagroso y otros que piensan que todo es cuestión de marketing.

Pero como todo en la vida, el punto intermedio suele ser el más acertado, tal y como recogen numerosos estudios científicos y experimentos de diversa índole.

El programa de televisión de la BBC “Trust Me, I am a doctor” (“Confía en mí, soy médico”) abordó los beneficios de esta especia en uno de sus programas.

En concreto, el programa convocó a especialistas del Reino Unido y a 100 voluntarios, divididos en tres grupos: uno al que se solo se le instó a utilizar una cucharada de cúrcuma mezclada con su comida cada día, otro que la tomó en forma de cápsula y otro que solo ingirió una pastilla con un compuesto inocuo para la salud, es decir, placebo.

A las tres semanas, un profesor de la University College de Londres tomó muestras de sangre de todos los integrantes del experimento.

Si bien los resultados fueron nulos en quienes habían ingerido la cápsula o el placebo, entre quienes sí la incorporaron a su dieta se observó un resultado revelador: alteraciones positivas en un gen específico que está relacionado con la depresión, el asma y el cáncer.

Además, la forma en que se consume varía las propiedades de la especia, dando lugar a unos beneficios u otros, en función de qué otros componentes la acompañen, de la temperatura o de lo soluble que sea, ya que de esto depende un mayor o menor nivel de absorción.

Eso sí, la misma BBC recuerda que hacen falta más estudios para confirmar estos resultados.

Por otro lado, un estudio controlado sobre ratas publicado en el Indian Journal of Physiology and Pharmacology, reveló mejoras en el proceso de desintoxicación del hígado. En concreto, a los animales se les inyectó galactosamina, que actúa como agente hepatotóxico y es capaz de dañar el hígado.

Las ratas se dividieron en dos grupos: a uno se le suministró mebrofenina y cúrcuma, y al otro solo mebrofenina, un compuesto que se utiliza en gammografías y estudios de función hepatobiliar y que hace al paciente recibir una pequeña cantidad de radioactividad.

Pasados 15 días, los investigadores observaron que el grupo al que no se le había suministrado la cúrcuma tuvo un retraso en la excreción de restos de mebrofenina, en comparación con el otro.

El estudio sugirió, por lo tanto, que esta especia podría mejorar la capacidad de desintoxicación del hígado.

Contraindicaciones

A pesar de que la cúrcuma cuenta con numerosas propiedades, también se han identificado ciertos efectos secundarios y contraindicaciones hay que tener en cuenta en determinadas situaciones.

En primer lugar, se recomienda utilizar la cúrcuma en cantidades moderadas, no más de una cucharadita rasa de café mezclado con la comida. Y es que se trata de una de las especias que más micotoxinas presenta, lo que hace que deba su consumo deba ser incluso supervisado por un especialista en ciertos casos.

A pesar de los beneficios hepáticos que se le atribuyen, no conviene tomarla por cuenta propia cuando se está siguiendo un tratamiento para expulsar las piedras del riñón, ni para otras enfermedades del hígado como la ictericia (color amarillento de la piel por una subida de la bilirrubina), el hígado graso o la cirrosis.

Asimismo, se cuentan entre las contraindicaciones el tomarla antes de una intervención quirúrgica, porque puede afectar a la coagulación, lo que se extiende a quienes padecen problemas de varices, mala circulación o de corazón.

Si sufres alguno de estos problemas, por lo tanto, es recomendable consultar con tu médico antes de empezar a tomar cúrcuma.

De manera general, por otro lado, también deben evitar la raíz las mujeres embarazadas y los niños menores de tres años.

Cómo tomar la cúrcuma

A continuación, te damos algunas ideas de cómo puedes usar la cúrcuma en tu día a día

En tu arroz

Se trata de un clásico, y puede ser muy saludable si lo combinas, por ejemplo, con verduras, a las que dará un sabor especial.

Solo necesitas una tacita de arroz por personas, verduras al gusto (puedes usar calabacín, tomate, puerro…), pimientos rojos en lata, champiñones laminados, caldo de verduras, media cucharadita de cúrcuma en polvo, laurel, agua, sal y aceite de oliva.

El procedimiento es un muy sencillo: picas y sofríes las verduras, agregas el arroz y, pasados un par de minutos, el resto de los ingredientes. Cuando el arroz esté cocido, tu plato estará listo, y podrás consumirlo tanto de aperitivo como de plato principal.

Si quieres, también puedes empezar echando el arroz sobre una olla pequeña con el aceite, e incorporar luego el agua, el caldo, la sal, la cúrcuma y el laurel.

Mientras se cuece puedes ir picando las verduras y los champiñones, para luego pocharlos en una sartén. Para cuando estén listos, el arroz ya estará cocido, así que solo se trata de que incorpores los vegetales al arroz y dejes reposar unos minutos.

Con tu pescado favorito

Una merluza al horno con cúrcuma y limón puede ser una gran idea. Puedes preparar filetes de merluza, sin piel ni espinas, con cúrcuma, orégano, limones, pimienta negra y sal.

Precalienta el horno a 180º y, mientras tanto, haz un aliño con los limones exprimidos, el orégano, la cúrcuma, la pimienta y la sal, mezclando muy bien.

Una vez caliente el horno, pon la merluza sobre una bandeja de horno con papel vegetal, úntala con la salsa y deja que se haga durante 15 o 20 minutos. Es una receta fácil, sana y sabrosa de las que te pueden sacar del apuro en cualquier cena.

En una infusión o té

Esta es la forma más fácil, porque solo tienes que poner agua a hervir y usar una bolsita de té de cúrcuma por cada taza.

Aunque cada maestrillo tiene su librillo, como se suele decir, Buddha Teas recomienda que, una vez el agua haya hervido y se haya puesto en la tetera o en la taza con la bolsita, se cubra y se deje infusionar de tres a seis minutos, para beneficiarse así de todo su sabor y propiedades.

También puedes preparar una infusión casera, añadiendo una cucharadita de cúrcuma molida en el agua y dejando hervir unos 10 minutos.

Debido a su sabor tan particular y potente, es recomendable añadir otros ingredientes a la infusión, como jengibre, canela, limón o miel.

Por último, también es posible tomarla en forma de cápsulas, de las cuales hablaremos en la siguiente sección.

Cápsulas

Cúrcuma en cápsulas para adelgazar, con jengibre o con pimienta negra.

Se trata de algunas de las búsquedas más frecuentes de cuantas tienen que ver con este rizoma, por lo que vamos a repasar algunos de estos productos populares.

Algunos de ellos se venden en farmacias y herboristerías. Otros, incluso en supermercados y en comercios online de gran reputación.

Por ello, podemos estar tranquilos al saber que pasan unos estándares mínimos de calidad. Y es que nunca merece la pena poner en riesgo solo por probar algo nuevo.

Cúrcuma orgánica de NutraVita

Es un pequeño bote con 600 gramos de cúrcuma y 5 gramos de pimienta negra, ambos orgánicas.

Para avalarlo, tiene el sello de la Soil Association Organic y el de la Unión Europea. Está elaborada en Reino Unido y es apto tanto para vegetarianos como para veganos. No contiene trigo, gluten, lactosa, gelatina, ni ningún aditivo, al margen de la cápsula vegetal que recubre el producto.

El frasco viene con 120 cápsulas y la dosis recomendada es de una al día, por lo que puede durar hasta cuatro meses. Su coste es de unos 15,50 euros.

Se trata de una de las opciones más populares en Amazon, donde cuenta con valoración media de 4.8 para los alrededor de 120 clientes que han opinado. Las críticas positivas, la mayoría, valoran sus propiedades antiinflamatorias, entre otras cosas.

Cúrcuma orgánica de The Healthy Tree

Cápsulas de polvo de raíz cúrcuma orgánica con extracto de pimienta negra, también con el sello de la calidad de la Unión Europea y de Soil Association Organic. El frasco trae 160 cápsulas y cuesta menos de 20 euros sin gastos de envío, así que se trata también de uno de los más vendidos de Amazon.

Aunque se trata de un suplemento, su distribuidor en el famoso mercado online sugiere incluso recetas en las que se puede emplear. Cosecha también buena valoración, aunque no tanto como la anterior ni con tantos compradores.

Proactive Turmeric

También llega de Reino Unido y se presenta como un suplemento alimenticio que permite obtener los beneficios atribuidos a la cúrcuma, tales como la ayuda al sistema cardiovascular y antioxidantes.

También vienen 120 cápsulas y se recomienda tomar una o dos al día, con agua. No se recomienda pasar de esa cantidad.

El elemento principal es la cúrcuma, pero también tiene extracto bioperina, un compuesto patentado con al menos un 95% de piperina (el extracto alcalaoide que se extrae de la pimienta negra).

Es apto para veganos, pero al contrario que el producto de NutraVita, no tiene sello certificador. Cuesta unos 17 euros en Amazon.

Cúrcuma orgánica + bioperina de Navit Plus

La cúrcuma y la pimienta negra es la pareja alimenticia del momento, así que no es de extrañar que suelan ir juntas en forma de cápsula.

La cúrcuma de Navit Plus es orgánica, y tiene el sello que lo atestigua. De hecho, tiene el certificado ISO 9001 y la garantía GMP de buenas prácticas manufactureras, y la compañía está registrada en la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan). Está hecha en Europa.

Como las anteriores, vienen 120 cápsulas y se recomienda consumir una o dos al día. El precio ronda los 18 euros, similar a los demás productos, y también tiene buenas valoraciones.

Cúrcuma + piperina + vitamina C de Vitamanze

Este es un suplemento más completo, elaborado en Alemania, donde cuenta con sello de calidad. También vienen 120 cápsulas y ronda los 16 euros.

El fabricante advierte de que su uso no está indicado para los enfermos con problemas de deglución o ingestión de líquidos inadecuada.

Si vas a comprar la cúrcuma en cápsulas, te recomendamos seguir las instrucciones del fabricante o distribuidor y, por supuesto, consultar al médico en caso de duda, especialmente si tienes algún problema de salud.

Otros formatos

Además de las cápsulas, esta apreciada especia también se puede encontrar en otros formatos, que pueden ayudarte a usarla de distintas formas.

Polvos de cúrcuma de Mercadona

Se trata de un producto de la marca Hacendado elaborado por Jesús Navarro S.A. desde Novelda, en Alicante. Es un tarro de 60 gramos que cuesta 1,15 euros, y en el que se indica que es un colorante natural de origen hindú ideal para arroces, guisos y ensaladas, “ a los que aporta un delicado sabor muy peculiar”.

Jabón para las manos de Auramère

El ayurveda, nombre de la medicina tradicional de la India que tiene como objetivo común la unificación de cuerpo, mente y espíritu, ha desarrollado productos de todo tipo a partir de la cúrcuma, uno de sus ingredientes principales.

No es de extrañar, pues, que podamos ver en tiendas productos como este, que conservan una manufactura artesanal alejada de los acelerados procesos de la industria de los cosméticos.

En este caso, se trata de un jabón para las manos cruelty free y vegano para todo tipo de pieles.

Es de la marca Auramère y tiene una muy buena valoración en Amazon. Son 78 gramos de producto a poco menos de 8 euros.

Aceite esencial de cúrcuma de Plant Therapy

Se presenta como un aceite esencial 100% puro, sin diluir, apto para el consumo terapéutico: según el distribuidor, alivia dolores menstruales o el dolor en las articulaciones, entre otros.

Como sucede con todos los aceites esenciales no es económico, porque el bote de 10 ml cuesta cerca de 14 euros.

Lleva el sello USDA Organic de Estados Unidos.

Bolsitas de té de Buddha Teas

También proceden de Estados Unidos, y tiene varios sellos que certifican que es un producto orgánico.

Tiene raíz de cúrcuma, raíz de jengibre y pimienta negra, y la caja con 18 bolsitas cuesta más de 10 euros. El mismo fabricante recomienda usar el producto con precaución.

Alma briosa

Con este nombre tan sugerente se presenta este otro producto en forma de crema hidratante para las manos, la piel y las articulaciones.

Es de origen italiano ytiene el Certificato Cosmesi BioNaturale.

El bote de 100 ml cuesta cerca de 20 euros.

Planta de la cúrcuma

Otra posibilidad es que te animes a sembrar tu propia cúrcuma, una práctica sostenible y saludable.

Recuerda que la parte medicinal de la planta, la que nos interesa, es la raíz, que es parecida a la del jengibre.

A continuación te ofrecemos una serie de consejos sobre su siembra y cuidados, para que tengas una cúrcuma doméstica a la altura de tus expectativas.

La cúrcuma no produce semillas, así que su cultivo se hacer a partir del rizoma mismo.

Para conseguir un rizoma, puedes preguntar en tu herboristería habitual, y asegurarte de que es orgánico o ecológico.

Debes elegir una una raíz que tenga al menos una yema. Y si tiene más, mejor.

Si no es posible, tienes una opción en EnterBio, un supermercado ecológico online donde puedes comprarla de importación, a solo 1,91 euros con IVA incluido (19,10 euros por kilo).

En todo caso, si no hay yemas visibles, deja el rizoma fuera de la nevera unos días o semanas y saldrán.

En una maceta, de unos 40 centímetros y unos 30 de profundidad, coloca cuatro o cinco piedras y añade tres partes de un sustrato ecológico y uno de humus. Se trata de que la tierra esté esponjosa y aireada, con un pH entre 4.5 y 7.5.

Haz un agujero, introduce el trozo de rizoma, y cúbrelo con la tierra todo menos el brote, de manera que las yemas queden en la parte superior. Riega con un poco de agua.

La cúrcuma se debe regar cada dos días y no necesita de mucha cantidad de agua, pero sí que mantengas constantes los niveles de humedad, y una temperatura que no esté ni por debajo de los 18º ni por encima de los 35º.

Asimismo, necesita al menos seis horas de sol diarias, luego es mejor el exterior, siempre que vivas en un clima cálido.

En un plazo aproximado de 6 y 10 meses, podrás cortar pequeños trozos de rizoma para su consumo y dejar otros para volver a cultivarlos.

Para cortarlos, cava un poco la tierra y corta el pedazo que quieras, empezando por la parte exterior. Cada 10 meses, eso sí, debes aportar materia orgánica para asegurar la fertilidad de la tierra.

Aunque te parezcan cuidados muy intensivos, debes saber que la planta de la cúrcuma es perenne, así que una vez le cojas el truco podrás conservarla durante mucho tiempo.

Para ello, además de lo ya explicado, necesitarás combatir las posibles plagas, principalmente de pulgones.