Cúrcuma y deporte: Beneficios que puede aportar a tus entrenamientos

Casi cualquier persona, sin importar su estilo de vida o condición física, puede beneficiarse de la ingesta de cúrcuma. Pero sin duda, sus propiedades pueden ser más útiles para unos que para otros.

Es el caso de los deportistas, para los que incorporar esta especia a su dieta puede tener un impacto muy positivo en su rendimiento. ¿Quieres saber más sobre la relación de cúrcuma y deporte? ¡Entonces sigue leyendo!

Cúrcuma y deporte

Beneficios de la cúrcuma en el deporte

La cúrcuma, y más específicamente la curcumina, su principal activo, tiene muchos beneficios para diferentes aspectos de la salud: mejora las digestiones, alivia los síntomas de la artritis y los reumatismos, protege al hígado, e incluso algunos estudios apuntan a la posibilidad de que reduce el riesgo de padecer cáncer y alzheimer.

Pero hay otras propiedades en concreto, no tan conocidas como las anteriores, que la hacen idónea para su uso por parte de atletas y otro tipo de deportistas. A continuación vamos a ver de cuáles se tratan.

Es un potente antiinflamatorio

Los procesos inflamatorios, aunque suene extraño, son positivos para nuestro cuerpo. Ocurren como una respuesta del organismo para reparar sus daños, recuperarse de grandes esfuerzos y luchas contra agentes externos perjudiciales.

Pero la inflamación también tiene otros muchos efectos negativos, que se convierten en un verdadero problema cuando se cronifican (se convierten en procesos continuos y a largo plazo) y generan tales molestias y dolores que nos impiden realizar ejercicio físico con normalidad y conseguir unos resultados deportivos óptimos, ya practiquemos deporte para mantenernos en forma o de forma profesional.

Un consumo moderado de cúrcuma puede ayudar a reducir esta inflamación tan perjudicial, y por tanto ayudar en procesos como tendinitis, artrosis o simplemente en la recuperación de nuestro cuerpo después del entrenamiento.

Previene la oxidación del cuerpo y la mente

La cúrcuma también es un producto con un alto valor antioxidante, por lo que puede contribuir a un envejecimiento más tardío.

La oxidación se produce cuando pequeñas moléculas nocivas (como los radicales libres) se introducen en nuestro organismo, bien mediante los alimentos y bebidas que ingerimos, o bien por el aire que respiramos, a menudo demasiado contaminado.

Una vez que ha atravesado las puertas de nuestro cuerpo, comienza a atacar a otros elementos orgánicos que, esos sí, nos ayudan a mantenernos en buen estado: proteínas, ácidos grasos, etcétera. Estos entonces se desintegran y por lo tanto dejan de brindarnos todos sus beneficios. ¿A qué no suena nada bien?

El resultado de todo esto tiene varias vertientes: aparecen arrugas antes de tiempo, comienzan a dolernos las articulaciones y los músculos, nuestra capacidad cognitiva empieza a degradarse…

Existen muchos alimentos con capacidad antioxidante, como el té o los frutos rojos. Pero la cúrcuma aporta una protección aún mayor, y también estimula la fabricación de nuestras propias moléculas antioxidantes.

Ayuda a mantenerte alerta y concentrado

Si alguna vez has hecho deporte medianamente en serio, sabrás que la parte psicológica es casi tan importante que la física. Si un día nos sentimos decaídos anímicamente, o estamos estresados por algún problema personal, no rendimos al mismo nivel que cuando estamos motivados al 100%.

En concreto, algunos estudios científicos han demostrado que la curcumina aumenta la plasticidad neuronal, es decir, la capacidad de nuestro cerebro de seguir aprendiendo y siendo cada vez más inteligente durante toda nuestra vida.

Esto es posible gracias al Factor neurotrófico derivado del cerebro o FNDC, una proteína asociada al factor de crecimiento nervioso, responsable, entre otras cosas, de mantener nuestra memoria a punto, de permitir que pensemos con claridad y, en definitiva, de que nuestro cerebro esté en buen estado.

Ahora que ya sabes todo lo que la cúrcuma puede hacer por ti en el ámbito deportivo, no lo dudes más. Incorpora este ingrediente a tus comidas y haz que tus entrenamientos sean más eficaces.