Cúrcuma, jengibre y té verde

Si adoras las infusiones, no puedes dejar de probar la receta que vamos a compartir contigo en este artículo: cúrcuma, jengibre y té verde. Una combinación de productos naturales con numerosas propiedades que ayudará a nuestro organismo a mantenerse en buen estado al tiempo que nos brindará un sabor sorprendente.

Puedes incorporar esta bebida fácilmente a tu rutina diaria, y así disfrutar de una infusión elaborada por ti misma, muy sencilla de preparar y con un sabor que no dejará a nadie indiferente.

Infusión de cúrcuma con jengibre y té verde.

Beneficios de tomar té verde con cúrcuma y jengibre

  • Esta bebida presenta numerosos beneficios para nuestro cuerpo. A continuación enumeramos los más importantes:
  • Tiene un alto poder antiinflamatorio. La cúrcuma y el jengibre son especialmente conocidos por sus propiedades antiinflamatorias. No en vano, se les ha llegado a bautizar como el Ibuprofeno natural. Además, también ayudan a calmar el dolor en ciertos casos, por lo que si sufres dolor o hinchazón en las articulaciones u otras condiciones inflamatorias, puede serte útil para aliviar los síntomas.
  • Protege el hígado y el corazón. El extracto de cúrcuma y de jengibre ayudan a reducir los niveles de colesterol perjudicial, por lo que las posibilidades de sufrir problemas cardiovasculares también se ven disminuidos. Además, su acción antimicrobiana contribuye a un mejor funcionamiento del hígado.
  • Mejora la salud cerebral. El poder antioxidante presente en los ingredientes de esta receta ralentizan el deterioro de las neuronas, potencia la actividad neurológica y ayuda a mantener la atención durante más tiempo.
  • Brinda un mejor aspecto a tu piel. La cúrcuma y el jengibre pueden usarse para elaborar mascarillas, pero tomados en forma de infusión también fortalecen la salud de tu piel. Esto se debe principalmente a sus efectos antiinflamatorios y antimicrobianos, que previenen la aparición del acné y otros problemas tópicos, y ayudan a las células de la piel a regenerarse.

Cómo preparar tu infusión de té verde con jengibre y cúrcuma

Ahora que ya sabes todo lo que puede aportarte esta refrescante bebida, vamos a ver cómo prepararla.

Ingredientes para una tetera

  • Té verde puro (es decir, sin sabores añadidos)
  • 20 gramos (una cucharadita) de cúrcuma rallada o en polvo
  • 20 gramos (una cucharadita) de jengibre rallado
  • Agua (preferiblemente filtrada)
  • Miel natural y una rodaja de limón (opcional)

Preparación

  1. En una olla o cacerola pequeña, lleva el agua a ebullición.
  2. Añade el té, la cúrcuma y el jengibre. Baja la temperatura (en función de si quieres un sabor más o menos amargo) y deja hervir durante 10 o 15 minutos.
  3. Cuela el líquido resultante en una tetera.
  4. Deja la infusión reposar durante unos 5 minutos.
  5. De forma opcional, puedes añadir un poco de miel o una rodaja de limón a la infusión una vez que se haya enfriado un poco, antes de tomarla.

Precauciones

El consumo excesivo del té puede resultar perjudicial para la salud, por lo que debes tomarlo con moderación. Una taza al día es una cantidad razonable.

También es recomendable tomarlo con otros alimentos ricos en grasas saludables, ya que es así como el organismo absorbe mejor la curcumina, el componente esencial de la cúrcuma. Puedes tomar tu té durante un desayuno en el que hayas incorporado aceite de oliva o nueces, por ejemplo, o después de la comida, como sustituto del café.

Ahora solo nos queda pedirte un pequeño favor: que si este artículo te ha resultado útil, lo compartas en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!