Hombre con ginecomastia.

La cúrcuma, un remedio natural contra la ginecomastia

Muchos hombres viven preocupados por el aspecto de su cuerpo. Hacen dieta, pasan horas y horas en el gimnasio y muchos incluso toman suplementos nutricionales para estar en forma.

Pero para algunos de ellos, nada de esto es suficiente contra la ginecomastia, o aumento de los pechos en los hombres.

En este artículo vamos a ver en qué consiste este trastorno y cómo la cúrcuma puede ayudar a su disminución.

¿Qué es la ginecomastia y por qué se produce?

La ginecomastia consiste en el aumento de tamaño del tejido que forma las mamas en los hombres o en los niños.

Si bien no suele representar un problema grave de salud, puede tener consecuencias psicológicas importantes en quienes los sufren, ya que puede afectar a su autoestima.

Este incremento desproporcionado de los pechos tiene lugar en las zonas más próximas a la areola, donde comienza a crecer una masa formada por grasa y fibra.

Por lo común, la ginecomastia se da por igual en ambas mamas, pero también existen casos en los que solo afecta a una de ellas, o a las dos pero de forma notablemente desigual.

Las causas principales son las siguientes:

  • Desequilibrios hormonales: La causa más común es el incremento de los niveles de estrógeno (hormonas femeninas) en los varones. Puede tratarse de desajustes naturales, como los que se producen durante la pubertad o a partir de los 50 años.
  • Medicación: Algunos fármacos también pueden contribuir al crecimiento de los pechos en los hombres. Es el caso de algunos antiandrógenos, antidepresivos, ansiolíticos, esteroides y antibióticos, entre otros.
  • Consumo de drogas y alcohol: Un elevado consumo de alcohol, así como de sustancias estupefacientes como la marihuana, la heroína o la metadona, también están detrás de algunos de estos casos.
  • Existencia de otras afecciones: Pacientes con ciertas patologías previas son más propensos a sufrir de ginecomastia. Entre estas afecciones encontramos el hipertiroidismo, la insuficiencia renal y hepática y algunos tipos de cáncer.

Cúrcuma contra la ginecomastia

¿Como puede ayudar la cúrcuma contra la ginecomastia?

Existen varias opciones para combatir este problema: desde la cirugía hasta el simple ejercicio físico y la introducción de otros hábitos saludables en el día a día.

Además de todo ello, la cúrcuma puede convertirse en un aliado natural para estos pacientes.

Pero ¿cómo puede la cúrcuma combatir la ginecomastia?

Esta especia, rica en curcumina, lleva siglos utilizándose en la India y otras regiones asiáticas debido a sus numerosos beneficios para la salud.

Uno de sus efectos, según apuntan algunos estudios clínicos, es el aumento de la producción de testosterona en el organismo, lo que ayudaría de forma paralela a disminuir el tamaño de los senos.

Además, su propiedad más conocida es la de actuar como antiinflamatorio natural, lo que también puede servir para reducir el volumen de los tejidos adiposos.

Cómo usar la cúrcuma

La cúrcuma puede consumirse de distintas formas. La más fácil es añadirla como especia a algunos de tus platos. Las recetas a base de curry son perfectas para ello, pues la cúrcuma es uno de los principales componentes de este tipo de platos.

También puedes tomarla en forma de infusión, o como suplemento alimenticio, en forma de cápsulas.

Sea cual sea el método que elijas, puedes potenciar sus efectos añadiendo un poco de pimienta negra, ya que la piperina mejora la biodisponibilidad de la curcumina.

Si optas por tomar cápsulas, la mayoría de productos del mercado ya incorporan una pequeña cantidad de pimienta, por lo que no tienes que preocuparte por ello.

Esperamos que este artículo os haya resultado útil para comprender qué puede hacer la cúrcuma contra la ginecomastia. Y si creéis que sufrís este problema, no dejéis de consultarlo con vuestro médico, ya que él sabrá proporcionaros las respuestas adecuadas.

Referencias bibliográficas:

Mayo Clinic: Agrandamiento de los pechos en los hombres (ginecomastia)

Lin C, Shin DG, Park SG, Chu SB, Gwon LW, Lee JG et al: Curcumin dose-dependently improves spermatogenic disorders induced by scrotal heat stress in mice.

Mascarilla de cúrcuma para las ojeras.

Mascarilla de cúrcuma para las ojeras

Odio que mi rostro pierda parte de su belleza por culpa de las ojeras.

¿Te ocurre lo mismo?

Por suerte, existen algunos remedios caseros muy fáciles de usar para reducir este efecto. Uno de ellos es la mascarilla de cúrcuma para las ojeras que vamos a compartir con vosotras en este artículo.

¿Por qué se crean las ojeras?

Antes de explicar este sencillo método, vamos a ver qué factores pueden estar detrás de la aparición de las ojeras:

  • Una baja hidratación: una piel pobremente hidratada puede aumentar la aparición de las bolsas bajo los ojos. Por ello, es importante evitar los alimentos y bebidas que puedan causar deshidratación, como el alcohol, la cafeína y el azúcar, y beber al menos dos litros de agua al día.
  • La exposición al sol prolongada: si eres de las que disfrutan tostándote al sol durante horas, procura usar una buena protección, tanto en el cuerpo como en la cara. De lo contrario, las ojeras pueden acentuarse aún más.
  • Alergias: algunas reacciones alérgicas también pueden provocar la hinchazón de la piel de debajo de los ojos. En este caso, este efecto solo será temporal, y debería reducirse o desaparecer con el tratamiento médico adecuado.
  • El cansancio y la falta de sueño: pocas cosas contribuyen más a la aparición de las ojeras que la falta de descanso. Tampoco ayuda pasar muchas horas delante del ordenador o esforzando la vista. Así que procura dormir al menos 8 horas diarias y hacer descansos frecuentes si no tienes más remedio que pasar mucho tiempo leyendo o frente a una pantalla.

Propiedades de la cúrcuma para las ojeras y bolsas

Además de ser un alimento muy sano, la cúrcuma se utiliza cada vez más en muchos productos de belleza.

Esto se debe a su alta concentración de curcumina, un componente que actúa como antiinflamatorio natural, además de reducir el daño causado por los rayos ultravioleta del sol y aclarar las manchas de la piel.

Por este motivo, la cúrcuma ha sido utilizada por muchas mujeres en la India durante miles de años para tratar ciertos problemas de la piel y mejorar su aspecto general.

Cúrcuma para las bolsas de los ojos.
La popular instagramer y youtuber farahdhukai compartió un remedio similar en su cuenta.

Cómo preparar una mascarilla de cúrcuma para las ojeras

Para beneficiarte de esta mascarilla reparadora, solo necesitas los siguientes ingredientes:

  • Una cucharadita de cúrcuma en polvo.
  • Una cucharadita de leche.
  • El zumo de medio limón exprimido

Una vez que los tengas a mano, sigue estos pasos:

  1. Mezcla bien los ingredientes en una taza o un bol pequeño hasta que consigas una pasta homogénea.
  2. Aplica la mascarilla con la ayuda de una brocha o directamente con los dedos, y masajea la piel suavemente. Deja las zonas más próximas a los ojos libre, ya que así evitarás que entre en contacto con ellos por accidente.
  3. Deja reposar la mezcla durante unos 15 minutos.
  4. Retírala usando una toallita desmaquilladora o aclarando la zona con agua abundante.

¡Eso es todo! Repite este proceso una vez al día para empezar a notar sus efectos.

Algunos consejos extra:

  • Si no quieres que la mascarilla esté demasiado fría en contacto con la piel, puedes dejar los ingredientes fuera de la nevera unas horas antes de la preparación.
  • La cúrcuma mancha bastante, por lo que debes tener cuidado de que no entre en contacto con tu ropa u otros elementos.
Cúrcuma y pimienta negra.

Cúrcuma y pimienta negra: Propiedades de una combinación muy saludable





La cúrcuma y la pimienta negra forman una combinación ganadora.

Ambos ingredientes tienen mucho en común: son originarias de Asia, están presentes en las recetas al curry, tienen múltiples beneficios para la salud…

Pero al tomarlas de forma conjunta, sus propiedades se multiplican y podemos aprovecharlas mucho mejor que si las consumimos de forma aislada.

¿Quieres saber más sobre esta pareja? Sigue leyendo…




Pimienta negra y cúrcuma

Antes de ver en detalle cómo funciona esta pareja de especias cuando se consume de forma conjunta, vamos a hacer un repaso por los beneficios que cada una de ellas tiene incluso por separado.

Cúrcuma

Si eres lector/a habitual de nuestro blog, seguro que la cúrcuma no necesita presentación para ti.

Pero si aún no conoces esta planta y todo lo que te puede aportar, esta información sí puede resultarte útil.

La cúrcuma, de nombre científico curcuma longa, es una planta de origen hindú que se utiliza desde tiempos inmemoriales como aditivo alimenticio y como planta medicinal.

Pertenece a la familia de las zingiberáceas, al igual que otra planta muy similar, el jengibre

La parte que más se aprovecha de la cúrcuma, puesto que aporta la mayoría de sus propiedades, es la raíz o rizoma. De estos tubérculos se extrae una sustancia que sirve para dar a los platos al curry su color amarillo anaranjado.

En la raíz fresca o molida de la cúrcuma encontramos una alta presencia de curcuminoides, unos pigmentos polifenólicos cuyo principal activo es la curcumina.

Esta sustancia, según afirman diversos estudios, tiene un alto poder antiinflamatorio y antioxidante, entre otros muchos beneficios.

Pimienta negra

Por su parte, la pimienta negra o piper nigrum es una planta trepadora de la familia de las piperáceas. De su semilla, una vez seca, se extrae la especia del mismo nombre.

La pimienta negra se utiliza en multitud de recetas de culturas diferentes. Y es que su característico sabor y aroma, potente y picante, es difícil de sustituir.

Al igual que la cúrcuma, también esta especia se suele usar a menudo para preparar platos de curry.

La piperina es el principal componente activo de la pimienta negra. Entre sus numerosas propiedades encontramos su capacidad para aliviar nauseas y dolores de cabeza y para facilitar las digestiones.

Además, como ocurre con la curcumina, también se ha demostrado su efecto antiinflamatorio.




Propiedades de la cúrcuma y la pimienta negra

Como hemos visto, cada una de estas especias cuenta con diversos beneficios. Pero combinándolas y tomándolas juntas, esos beneficios no solo se complementan, sino que también se potencian.

El motivo para ello es un término que tal vez te suene un poco raro: biodisponibilidad.

Pero no te preocupes, porque es más sencillo de lo que suena.

Aumentando la biodisponibilidad

La biodisponibilidad es la capacidad por parte del organismo de absorber, y por lo tanto aprovechar, un determinado nutriente o sustancia.

Pues bien, la cúrcuma tiene un nivel de biodisponibilidad muy bajo, lo que significa que, en condiciones normales, el cuerpo solo puede utilizar un pequeño porcentaje de la curcumina que consumimos.

Y es aquí donde entra en acción la pimienta, ya que, añadiéndola a la cúrcuma, la biodisponibilidad de esta se incrementa hasta en un 2.000%. [1]

Por lo tanto, tomando estos condimentos juntos, conseguimos más beneficios que si los tomamos por separados. Esto son algunos de los más importantes:

Reducen la inflamación y alivian el dolor

Ya hemos mencionado que ambos ingredientes son excelentes antiinflamatorios naturales. Por eso, tomar los dos juntos no hace sino potenciar este efecto.

Su consumo es muy aconsejable en personas que sufran dolores debido a la inflamación de articulaciones, como enfermos de artritis o deportistas de alto nivel.

Además, se ha demostrado que la piperina ayuda a desensibilizar ciertos receptores asociados al dolor en nuestro cuerpo, como el receptor de potencial transitorio V1 (TRPV1).

Ayudan a prevenir el cáncer

En los estudios científicos realizados al respecto, ciertos polifenoles como la curcumina y la piperina arrojan perspectivas muy prometedoras para la prevención y el tratamiento del cáncer.

Estos estudios han hallado que ambos componentes están relacionados con la muerte de células cancerígenas, y ayudan a frenar el crecimiento y la expansión del cáncer. [2]

Donde se han encontrado hallazgos más optimistas es en el cáncer de mama. En un estudio llevado a cabo por la Universidad de Michigan [3], se demostró que la cúrcuma y la pimienta negra contribuyen a interrumpir el proceso natural de regeneración de células madre en las mamas, que a menudo se considera el punto de partida del cáncer.

Facilitan las digestiones

La cúrcuma reduce los gases, los espasmos del intestino y otras molestias que suelen producirse durante las digestiones pesadas. No en vano, se usa en medicina ayurvédica desde hace siglos con este fin.

Por otro lado, tanto la cúrcuma como la pimienta negra mejoran la actividad de ciertas enzimas responsables del proceso digestivo [4], por lo que este se acelera y se lleva a cabo con más facilidad.

Y por último, los efectos antiinflamatorios de estas dos especias también ayudan a prevenir la hinchazón intestinal y la pesadez estomacal.

Protegen el hígado

Nuestro hígado también puede beneficiarse de la ingesta de esta combinación de especias.

La curcumina contribuye a regular el nivel de colesterol mediante la segregación de mayores cantidades de bilis, y protege a las células de este órgano frente al ataque de agentes nocivos procedentes del aire que nos rodea y los alimentos y fármacos que consumimos.

Por su parte, la pimienta negra aumenta la biodisponibilidad del glutatión, un componente antioxidante que también lleva a cabo una importante acción protectora en el hígado.

Cómo tomar la cúrcuma con pimienta negra

Hay distintas formas de tomar la cúrcuma y la pimienta negra de forma conjunta.

La más fácil, y quizá más saludable, es usarlas directamente como especias para aderezar tus platos. Muchas recetas de curry llevan estos dos componentes, por lo que si eres fan de la gastronomía india, estás de enhorabuena, porque ya tendrás el trabajo hecho.

No obstante, también se pueden tomar en forma de infusión o de cápsulas.

Infusión de cúrcuma y pimienta negra

La cúrcuma se puede utilizar para elaborar una gran variedad de infusiones. Solo tienes que añadir un poco de pimienta para multiplicar los beneficios de ambas especias.

Una opción es nuestro té de cúrcuma, jengibre y té verde.

También puedes preparar una exquisita leche dorada a base de alguna bebida vegetal como la de almendras y echar un poco de pimienta negra. De esta forma también añadimos grasa a la combinación, con lo que la biodisponibilidad de la curcumina aumentará aún más, ya que se trata de un componente liposoluble.

Cápsulas de cúrcuma y pimienta negra

Otra posibilidad es tomar estos dos ingredientes como suplementos alimenticios. La mayoría de los fabricantes ofrecen sus cápsulas de extracto de cúrcuma ya con un pequeño porcentaje de piperina añadido. Sin embargo, siempre es buena idea leer el etiquetado y asegurarte de que contiene ambos ingredientes.




Referencias

[1] Influence of piperine on the pharmacokinetics of curcumin in animals and human volunteers

[2] Curcumin nanoformulations: a future nanomedicine for cancer

[3] Targeting Breast Stem Cells with the Cancer Preventive Compounds Curcumin and Piperine

[4] Black pepper and its pungent principle-piperine: a review of diverse physiological effects

Infusión de cúrcuma, jengibre, canela, miel y limón.

Té de cúrcuma, jengibre y canela




En este articulo os vamos a hablar del té de cúrcuma, jengibre, canela y limón. Se trata de una infusión con muchas propiedades y muy sencilla de usar, ideal para empezar el día.

¡Manos a la obra!




Beneficios del té de cúrcuma jengibre y canela

Antes de empezar a preparar esta receta, es muy probable que te preguntes para qué sirve la cúrcuma el jengibre y la canela.

Pues bien, este estupendo remedio casero tiene múltiples beneficios sobre la salud, gracias a la combinación de sus ingredientes, todos naturales y conocidos por sus propiedades medicinales.

Para empezar, tiene un potente efecto antiinflamatorio, por lo que es útil para aliviar los síntomas de ciertas dolencias causadas por la inflamación, como la migraña, la artritis o el reuma.

También sirve para limpiar y desintoxicar el organismo de sustancias nocivas, como bacterias,  parásitos y toxinas procedentes de los alimentos que consumimos, por lo que se puede considerar una bebida detox.

Por otro lado, este té fortalece el sistema inmunitario, reduciendo la posibilidad de contraer resfriados, infecciones y otros problemas de salud provocados por tener un nivel bajo de defensas.

Todos estos beneficios son posibles gracias a la acción conjunta de sus ingredientes. A continuación vamos a ver qué propiedades aporta cada uno de ellos a esta bebida.

Cúrcuma

Probablemente, este sea el ingrediente más beneficioso de este remedio casero. La cúrcuma es una planta originaria del continente asiático de cuya raíz se extrae un polvo usado como colorante y aditivo en muchas recetas, especialmente en los platos al curry.

Pero también, y lo que es más importante, se lleva usa desde hace siglos como planta medicinal. Sirve como antiinflamatorio natural, refuerza el sistema inmunitario, mejora las digestiones y ayuda a hacer frente a las bacterias.

Jengibre

El jengibre pertenece a la misma familia de plantas que la cúrcuma, por lo que ambas comparten algunos beneficios. Además de ayudar a reducir la inflamación, acelera y facilita las digestiones, por lo que resulta muy eficaz para evitar la pesadez después de las comidas, la acumulación de gases, el ardor de estómago y otras molestias similares.

Este ingrediente también es conocido por disminuir las nauseas y el mareo, contribuir a la eliminación de líquidos y regular los niveles de colesterol en sangre.

Canela

El tercer ingrediente principal de esta infusión es la canela. Esta especia dulce de origen asiático, además de usarse como aditivo en multitud de postres, también es muy usada en todo el mundo gracias a sus muchos beneficios para la salud.

El extracto de canela ayuda a reducir el nivel de azúcar en la sangre (glucemia), por lo que se suele recomendar para personas con diabetes de tipo 2. También disminuye los triglicéridos y el colesterol LDL (el malo), al tiempo que actúa como antioxidante muy efectivo.




Cómo preparar el té de cúrcuma, jengibre y canela

Ahora que ya sabes todo lo que te puede aportar esta exótica infusión, toca ponerse manos a la obra y prepararla para que puedes probarla por ti mismo. ¡Toma nota!

Ingredientes

Para disfrutar de este té detox, necesitarás los siguientes ingredientes (para una taza):

  • 3 tazas de agua (200 cc.)
  • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma molida
  • 1 ramita de canela
  • 3 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 rodaja de limón (opcional)
  • Una pizca de cayena o pimentón picante (opcional

Instrucciones

  1. Echa el agua y el jengibre en un cacillo o cacerola pequeña.
  2. Calienta el agua hasta que empiece a hervir.
  3. Disminuye la intensidad del fuego y deja la mezcla a fuego lento durante 10 minutos.
  4. Añade la ramita de canela, la cúrcuma y el pimentón.
  5. Deja hervir otros 10 minutos, removiendo de vez en cuando.
  6. Aparta el cacillo del fuego y añade el zumo de limón.
  7. Pasa la infusión resultante por un colador y a una taza.
  8. Añade un poco de miel para endulzar el té, y si quieres, introduce la rodaja de limón.

¡Eso es todo! Ya solo te queda disfrutar de una buena taza de cúrcuma, jengibre y canela con todo el sabor y los beneficios que aportan estos ingredientes.

También puedes preparar más cantidad de infusión, guardarla en una jarra y tomarla en varias veces. Para ello, solo tienes que aumentar los ingredientes de forma proporcional según el número de tazas que quieras tener.




Rizomas de cúrcuma para plantar.

Cómo cultivar cúrcuma en casa




La cúrcuma es una planta exótica, que asociamos a regiones lejanas como Asia. Pero esta especia también podemos plantarla nosotros mismos, en nuestra casa o huerto.

Tener un pequeño cultivo de cúrcuma en casa nos permite disfrutar de todos los beneficios de esta especia, obteniéndola directamente de su raíz. ¡Más natural imposible!

Además, sus coloridas flores nos alegrarán la vista y servirán como adorno con un marcado estilo tropical a nuestra terraza o jardín.

¿Te gusta la idea? ¡Pues vamos a ello!




Características de la cúrcuma para su cultivo

La cúrcuma, de nombre científico cúrcuma longa, es una planta originaria de Asia. Pertenece a la familia de las zingiberáceas, en la que también podemos encontrar, entre otras especies, el jengibre.

Gracias a la popularidad que ha alcanzado en los últimos años, su cultivo se ha extendido a otras regiones del continente asiático, así como a otros países de clima tropical.

Su parte más preciada es su raíz o rizoma, de la que se extrae la especia que luego se usa en multitud de platos y recetas, especialmente de curry. También es común encontrarla en forma de extracto en capsulas que sirven como complemento alimenticio.

La cúrcuma tiene largas hojas verdes, que pueden alcanzar el metro de altura si se dan las circunstancias necesarias. Cuando ha madurado lo suficiente, de sus tallos florecen unas espigas coronadas por flores que pueden presentar un color blanco verdoso o, en algunos casos, rosa.

Al tratarse de una planta tropical, la cúrcuma debe cultivarse en lugares cálidos y húmedos. La temperatura debe ser constante entre los 15 y los 30 grados aproximadamente.

Puede crecer tanto en interiores como en exteriores, siempre que se cumplan las condiciones antes mencionadas. Si vivimos en una zona cálida, podemos mantenerla en interior durante la época más fría del año y luego sacarla al exterior para que se beneficie de las altas temperaturas al aire libre, una vez que haya pasado el tiempo de las heladas.

El suelo en el que se plante debe ser lo más neutral posible: ligeramente ácido o ligeramente alcalino, sin llegar a los extremos. Un Ph entre 4,5 y 7,5 será adecuado. La tierra también debe drenar bien.

Planta de la cúrcuma.

¿Cuándo plantarla?

Lo ideal es cultivarla entre invierno y primavera, aunque esto dependerá de la región en la que vivas.

Un buen truco es contar diez meses hacia atrás desde el tiempo en que se producen las primeras heladas del otoño en tu zona, y plantarla en el mes resultante. Por ejemplo, si las primeras heladas caen a mitad de octubre, puedes realizar el cultivo en torno a enero, aunque las fechas son flexibles, y no pasa nada si lo haces un mes antes o después.

Este cálculo se realiza tomando un periodo de diez meses porque ese es el tiempo medio que transcurre desde la siembra hasta que los rizomas están listos para su cosecha.




Dónde encontrar rizomas de cúrcuma

Dependiendo del lugar en el que vivas, encontrar rizomas de cúrcuma para su cultivo puede ser una tarea más o menos complicada. Algunos sitios en los que suelen venderlos son las tiendas especializadas en alimentación orgánica, supermercados, viveros y tiendas de semillas. Si tienes la posibilidad de elegir, quédate ejemplares gruesos, y con tantas protuberancias o yemas como sea posible, ya que de ahí surgirán los futuros brotes.

Si en ninguno de esos establecimientos las encuentras, puedes recurrir a Internet. En Amazon y en Ebay pueden encontrarse fácilmente.

Cómo cultivar cúrcuma en casa

Una vez que tienes los rizomas, solo queda proceder a su siembra. Para ello necesitarás una maceta o jardinera de unos 12 centímetros de profundidad y entre 12 y 18 centímetros de diámetro y con agujeros en su base, de forma que la tierra drene bien. En cada maceta pueden plantarse uno o dos rizomas.

Si la vas a plantar en el suelo, también debes asegurarte de que cuentas con la profundidad y superficie necesaria.

Para proceder al cultivo, sigue estos pasos:

  1. Corta cada rizoma en pequeñas partes, cada una con dos o tres yemas.
  2. Llena la maceta con tierra rica y bien abonada. No presiones mucho la tierra; debe quedar ligeramente suelta y aireada.
  3. Planta los trozos de rizoma de forma que queden unos 5 centímetros por debajo de la tierra, con las yemas hacia arriba.
  4. Riega con un poco de agua.

Eso es todo. Ahora solo tienes que seguir algunos cuidados para que tus raíces de cúrcuma puedan florecer dentro de unos meses.

Flor de la cúrcuma.

Cuidados de la planta de la cúrcuma

Riego

Debes regar la maceta de forma asidua y constante, especialmente durante las primeras semanas de cultivo. Cada dos días puede ser suficiente, dependiendo de la temperatura a la que se encuentren.

Una vez que empiecen a salir las hojas, puedes pulverizarlas con agua para aumentar el nivel de humedad.

Luz

La cúrcuma es una planta que necesita mucha luz. Si vives en una zona tropical, la exposición a la luz puede reducirse, y basta con que reciba unas horas de sol al día. Pero si tu región es más fría, debes aumentar este tiempo hasta las 8 o 10 horas.

Temperatura

Como hemos mencionado más arriba, la temperatura óptima para esta planta es de entre los 15 y los 30 grados aproximadamente. Teniendo esto en cuenta, puedes guardar la maceta en el interior de tu cada para protegerla de las bajas temperaturas, aunque ello implique que reciba menos luz. Una vez dentro, puedes usar lámparas de cultivo o alfombras térmicas para mantener la temperatura óptima.

Si realizas la plantación sobre suelo y no vives en una región tropical, lo mejor es que desentierres los rizomas antes de que comience el invierno. Lávalos para quitarle la tierra y guárdalos en un lugar seco y fresco hasta que el tiempo mejore y puedas volver a plantarlos.

Fertilizantes

Una vez al mes puedes aplicar fertilizante, y de vez en cuando también le vendrá bien un poco de compostaje para enriquecer la tierra.

Cúrcuma molida.

Cómo cosechar la cúrcuma

Transcurridos entre 8 y 10 meses, las hojas y los tallos empezarán a secarse y a tintarse de color amarillento o marrón. Será entonces cuando podremos empezar a cosechar las raíces y usar la cúrcuma en nuestros platos o remedios caseros.

Para cosecharla, solo tenemos que desenterrar los rizomas y cortar con un cuchillo el trozo que queramos usar, pero siempre de la parte de más arriba, por encima de las yemas. Luego volveremos a enterrar la raíz para dejar que siga creciendo y dando lugar a nuevos brotes.

Almacenar y usar la cúrcuma

Cuando hayas extraído la cúrcuma, puedes usarla fresca o en polvo. Si quieres consumirla fresca, puedes almacenarla durante bastante tiempo en el frigorífico, hasta seis meses si usas una bolsa hermética. También puedes congelarla para conservarla aún más tiempo.

Para obtener la cúrcuma en forma de polvo, primero tienes que dejarla secar. Para ello, lávala hasta que no tengan ningún rastro de tierra y luego ponla a hervir en una cacerola con agua hasta que puedas pelarlas fácilmente con un tenedor. Dependiendo de su tamaño, esto puede llevar entre 45 y 60 minutos.

Aparta el recipiente del fuego, saca los rizomas y déjalos enfriar. Luego pélalos por completo y colócalos en una bandeja o plato. Déjalos al sol hasta que queden secos y puedas partirlos fácilmente.

A continuación, usa un molinillo para molerlos. También puedes usar un mortero, aunque en ese caso el polvo no te quedará tan fino.

Antes de manipular la cúrcuma con las manos es aconsejable que pongas guantes de látex, ya que de otra forma te mancharás las manos, y te costara bastante quitar las manchas.

¡Eso es todo! Ya tienes tu pequeña ración de cúrcuma para dar un color exótico a tus platos.




Ahora solo nos queda pedirte un pequeño favor: que si este artículo te ha resultado útil, lo compartas en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!

Una taza de leche dorada.

Leche dorada: Receta para disfrutar de un auténtico cúrcuma latte




¿Quieres una alternativa sana y natural al café? ¿Estás cansada de los batidos repletos de azúcares y aditivos? Si es así, la leche dorada o cúrcuma latte puede ser la bebida que buscas.

Como sabrás, la cúrcuma es una especia procedente de la India, con un potente sabor y que sirve para dar color a las recetas con curry, entre otras muchas cosas.

Pero seguro que no sabías que también se podía tomar en forma de batido, ¿verdad? Pues si es así, sigue leyendo para descubrir todos los secretos de esta receta.




¿Qué es la leche dorada ?

La leche dorada, también llamada leche de cúrcuma, cúrcuma latte o golden milk, es una bebida a base de cúrcuma y bebida vegetal, que puede variar según nuestras preferencias: bebida de soja, de almendra, de coco…

Por supuesto, también se puede preparar con leche de vaca, aunque nosotros preferimos que toda la receta esté hecha a base de ingredientes vegetales. ¡Queda a tu elección!




Beneficios y propiedades de la cúrcuma latte

Lo sabemos: cualquier bebida que lleve la etiqueta “latte” está asociada normalmente con un montón de calorías. Pero no entres en pánico. En el caso de la leche de cúrcuma, se trata de un producto muy saludable, gracias a los múltiples beneficios para la salud que aporta la curcumina, el principal componente de la cúrcuma. Estos son solo algunos de sus muchos beneficios:

  • Mantiene la piel sana: La cúrcuma está considerada como un antibiótico natural capaz de prevenir infecciones, lo que, unido a sus efectos antiinflamatorio y antibacteriano, produce múltiples beneficios para la piel. Entre otros, combate el acné y otros problemas como el enrojecimiento, la irritación o las manchas.
  • Disminuye los dolores musculares y articulares: La cúrcuma está muy indicada para personas que sufren de este tipo de dolores: deportistas, personas con artritis, trabajadores que realicen tareas repetitivas y con mucho desgaste físico… En estos casos actúa como un analgésico natural y muy eficaz.
  • Previene el deterioro mental: Algunos estudios apuntan a que el consumo moderado de cúrcuma ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro del cerebro y lo mantiene protegido de amenazas como el alzheimer y la depresión.
  • Reduce el colesterol: Esta especia también ayuda a mantener el nivel de colesterol ‘malo’ a raya, lo que a la larga puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y obesidad.

Nuestra receta de leche de cúrcuma

Ingredientes

Para esta sencilla receta, necesitarás los siguientes ingredientes:

Cúrcuma latte servida en una taza.

  • 2 tazas de bebida de almendras
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharadita de sirope de arce
  • ½ cucharadita de canela molida
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • ¼ cucharadita de jengibre en polvo
  • Una pizca de pimienta negra

Preparación

  1. En una cacerola pequeña, añade la leche de almendra y caliéntala a fuego medio, sin que llegue a hervir.
  2. Retira el recipiente del fuego y a continuación echa la cúrcuma, el jengibre y la canela.
  3. Remueve bien hasta que consigas una mezcla uniforme.
  4. Añade la pimienta negra, el sirope de arce y el extracto de vainilla.
  5. Vuelve a poner la cacerola en el fuego y vuelve a calentar la mezcla hasta que quede bien derretida.
  6. Bate la mezcla resultante con una batidora o licuadora para obtener una textura más espumosa. Si no tienes una, o simplemente quieres mantener la preparación lo más sencilla posible, puedes usar una varilla batidora.
  7. Antes de tomarla, puedes espolvorear un poco más de canela por encima.

Eso es todo… ¡Ya está lista para disfrutar!

También puedes preparar esta receta con algunas variantes. Por ejemplo, puedes cambiar la bebida de almendra por bebida de soja, y añadir un poco de aceite de coco.




Ahora solo nos queda pedirte un pequeño favor: que si este artículo te ha resultado útil, lo compartas en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!

Pasta de cúrcuma para depilar el vello.

Depilación con cúrcuma: dos remedios sencillos y efectivos para eliminar el vello




La presencia de vello facial o en determinadas áreas del cuerpo puede convertirse en toda una pesadilla para muchas mujeres. Mientras que el vello corporal es fácil de disimular, especialmente en invierno, no ocurre lo mismo con el de la cara.

Por eso, millones de mujeres de todo el mundo se gastan una fortuna cada año en productos cosméticos o en salones de belleza para poder librarse de él. Por supuesto, tú también puedes seguir haciéndolo así. O también puedes ahorrar mucho tiempo y dinero con una fórmula totalmente natural que puedes preparar en casa.




¿El secreto? La cúrcuma.

Esta especia procede de la raíz de la planta curcuma longa, y sirve, entre otras muchas cosas, para elaborar exquisitos platos al curri y salsas picantes. Pero, al margen de sus usos culinarios, también tiene otros muchos beneficios cosméticos y medicinales.

Puede que no sirvan para deshacerte por completo del vello de tu cuerpo, como si ocurre con otros tratamientos más agresivos (y caros), pero los métodos que os vamos a describir a continuación pueden ser una buena forma de mantener el indeseable vello a raya hasta que llegue la próxima vez de pasarte la cera o someterte a un tratamiento láser.

Pero antes, vamos a conocer mejor por que nos sale el vello a las mujeres

¿Qué puede producir el vello facial en las mujeres?

Es absolutamente normal que todas las mujeres tengamos vello. Es ley de vida. Pero también es cierto que hay situaciones o condicionantes físicos o ambientales que pueden hacer que este sea más abundante, o que crezca más rápido tras la depilación, en unas mujeres que en otras.

Esto puede ocurrir por varios motivos:

  • Desequilibrios hormonales: Se da cuando el organismo de una mujer produce una cantidad de testosterona más alta de lo normal. Aunque esta es la hormona principal en el sexo masculino, también está presente en el femenino. El problema es cuando su nivel es demasiado alto, llegando a causar hirsutismo.
  • Toma de ciertos medicamentos: Algunos medicamentos también pueden producir la aparición de vello facial. Es el caso del danazol, la DHEA, los glucorticoides o la ciclosporina, entre otros.
  • Cambios bruscos en el organismo: La maternidad, o la llegada de la menopausia, por ejemplo, causan desequilibrios muy bruscos en el cuerpo de la mujer, que en ciertas ocasiones también pueden tener manifestaciones como esta.

Propiedades de la cúrcuma para eliminar el vello

Uno de los beneficios más destacados de la cúrcuma es su alto poder antiinflamatorio. Tanto es así que se le conoce como el Ibuprofeno natural. Esta propiedad se produce gracias a la alta concentración de curcumina que posee esta planta. La curcumina contribuye a reducir los procesos inflamatorios y a combatir la proliferación de bacterias, por lo que su uso tópico ayuda a mantener una piel sana, brillante y libre de impurezas.

Gracias a estos beneficios podemos usar la cúrcuma para depilar las zonas donde más vello nos crezca.

Y lo mejor de todo es que la cúrcuma también sirve para reducir la velocidad de crecimiento del vello, por lo que si optamos por mantener también nuestros métodos de depilación favoritos, no será necesario que los usemos tan a menudo.

¿Qué necesitas para depilarte con cúrcuma?

Puedes comprar la cúrcuma en dos de sus formas más comunes: fresca, directamente de la raíz, o en polvo. Normalmente, esta última opción es más fácil de conseguir, ya que en muchos supermercados se suele vender la cúrcuma ya molida. Pero en otros muchos establecimientos también es cada vez más común encontrar la raíz entera, y puedes molerla tú mismo. Así que, simplemente, usa la fórmula que mejor te convenga.

A continuación te explicamos cómo depilarte con cúrcuma usando dos métodos diferentes.




Método 1: Cómo depilarte con cúrcuma y harina de garbanzo

Para preparar este remedio casero necesitarás los siguientes ingredientes:

  • Cúrcuma en polvo
  • Aceite de sésamo
  • Harina de garbanzo

Mezcla una cucharada de cúrcuma con otra de harina de garbanzo, y remueve bien hasta conseguir una mezcla uniforme. Luego ve añadiendo poco a poco el aceite de sésamo hasta obtener una pasta similar a la cera para depilar.

Una vez que la tengas, aplícala sobre la zona en la que quieras eliminar el vello, usando para ello los dedos. Deja que la pasta se seque y repose durante media hora aproximadamente.

Transcurrido ese tiempo, aplica un poco de agua caliente y comienza a retirar la pasta, frotando suavemente la zona. ¡Podrás comprobar cómo sale parte del vello!

Pero si queda algo de pasta que se resista a salir, puedes dar un tirón, tal y como harías con la cera común.

Método 2: Cómo depilarte con cúrcuma y azúcar

Para nuestro segundo remedio deberás tener a mano lo siguiente:

  • 1/2 taza de azúcar moreno
  • 1/4 cucharada de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharada de agua
  • 1 cucharada de zumo de limón recién exprimido

Añade todos los ingredientes en un recipiente que puedas poner en el fuego, como una cacerola o cacillo, y mézclalos bien con una cuchara. Una vez que tengas una pasta uniforme, ponla a calentar hasta que empiece a hervir. Verás que ahora la pasta se ha convertido en un líquido espeso.

Deja enfriar la mezcla unos minutos, ya que si lo usas de inmediato te quemarás la piel. Pero no dejes que llegue a estar fría del todo. Debes notar que está aún calentita y agradable al tacto, ya que así penetrará más en la piel y su efecto será mayor.

Extiéndela sobre la zona que desees depilar, en la dirección hacia la que crece el vello, y usando para ello una espátula de madera para depilación. Coloca encima una gasa o tira suave de algodón y presiona bien fuerte para que se quede pegada.

A continuación, tira de la gasa hacia el lado contrario al crecimiento del vello, tal y como harías con una tira de depilar común. Si se ha quedado pasta por eliminar, vuelve a pegar la misma gasa y tira de ella de nuevo.

Con estos dos métodos conseguirás eliminar el vello de forma totalmente natural, sin usar productos químicos que dañen tu piel.

Puedes combinar este remedio casero con las depilaciones normales con cera o con maquinilla. De esta forma, la frecuencia de estas, que son más agresivas para la piel, se reducirá notablemente.

¿De verdad funciona la depilación con cúrcuma?

¿Aún tienes dudas? No te preocupes, es normal. Al fin y al cabo, no es un remedio muy conocido.

Pero puede que si te damos un dato, te convenzas más sobre su efectividad: en la India, las mujeres llevan siglos usando este ingrediente para su depilación.

Eso sí, no esperes que acabe con todo el vello de tu cuerpo, y mucho menos con el más denso y grueso. Este remedio casero es más útil para esas zonas en las que tenemos un vello fino, como una pelusilla. Es por eso que en la cara es donde más éxito conseguirás con este truco.

Una recomendación antes de depilarte con cúrcuma

Como probablemente sepas, uno de los principales usos de la cúrcuma es para dar color a las comidas. Su poder de coloración es realmente potente, pero no debes preocuparte por ello, ya que las manchas salen fácilmente.

Puedes usar un poco de bicarbonato de sodio y jabón para frotar la zona manchada y deshacerte así del tinte amarillento o anaranjado que se te haya quedado. Y si no tienes bicarbonato a mano, te sugerimos un remedio aún más sencillo: coge un trozo de algodón, haz con él una bola y empápala de leche. ¡Voilà! Las manchas se habrán ido.




Ahora solo nos queda pedirte un pequeño favor: que si este artículo te ha resultado útil, lo compartas en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!

Curcumina

Curcumina: beneficios y propiedades




La curcumina es el componente más importante de la cúrcuma, el colorante natural que se obtiene del rizoma de la planta. Su uso ancestral es aplicable a diferentes ámbitos, como alimentos y remedios medicinales.

Con respecto a los usos de la curcumina, además de ser un aromatizante y colorante, es un compuesto básico del curry, por eso su color amostazado tan característico, así como agente colorativo de las mostazas, en preparados de carne y caldos.




La curcumina como antioxidante natural

Este componente de la cúrcuma es portador de grandes características antioxidantes y antiinflamatorias. Su presencia en la cúrcuma no es muy elevada, tan solo un 3%. Por tanto, es aconsejable consumir extracto de cúrcuma para que la concentración de curcumina sea muchísimo mayor y sacar mayor partido a los beneficios de la misma.

Para que nuestro organismo sea capaz de asimilar la curcumina tendremos que combinarla con la pimienta negra, ya que la piperina, que es una de las sustancias de la pimienta que incrementa la absorción de la curcumina de manera considerable.

La curcumina es liposoluble, por tanto es ideal su consumo con comidas grasas.

La curcumina como preventivo del Alzheimer

La ingesta de la curcumina puede prevenir enfermedades mentales, como el Alzheimer. Esta enfermedad está basada en la inflamación y oxidación de los radicales libre, por tanto, como ya hemos visto anteriormente, los efectos de este componente de la cúrcuma ayuda a reducir ambos.




¿Cuáles son los beneficios de la curcumina en el Alzheimer?

Los beneficios de la curcumina en la salud mental son muchos, puesto que paraliza la aglomeración de placas de los amiloides en el cerebro de los pacientes, así como la disolución de las placas que se presupone que provocan la demencia.

Según diversos estudios concluyen que la cúrcuma es mucho más efectiva que otros tratamientos contra el Alzheimer, precisamente por la inhibición de las placas de amiloides.

Al combinar la vitamina D3 con la cúrcuma se produce la estimulación del sistema inmune, rompiendo las placas amiloides y así previniendo esta enfermedad mental.

Ahora solo nos queda pedirte un pequeño favor: que si este artículo te ha resultado útil, lo compartas en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!

Té de cúrcuma, jengibre y limón para adelgazar

Cúrcuma, jengibre y limón para adelgazar




¿Cúrcuma y jengibre para adelgazar? Pues sí, este remedio natural nos puede ayudar a perder esos kilos de más.

La cúrcuma es una hierba del tipo de las zingiberáceas originaria del sudeste asiático que tiene la característica particular de ser considerada un superalimento, dados sus múltiples beneficios.




La raíz de esta planta, que es muy rica en curcumina, tiene muchos usos gastronómicos. Pero por la gran concentración de nutrientes que tiene, también medicinales (actúa como un antiinflamatorio) y cosméticos.

En este artículo te explicamos cómo combinarla con el jengibre, otra planta muy popular de la misma familia y también con muchas propiedades, para sacarle el máximo partido posible y puedas pierdas peso más fácilmente.

Té de cúrcuma y jengibre para bajar de peso

A la hora de perder peso, de forma sana y natural, puede resultarte de mucha utilidad saber que la cúrcuma contribuye a cubrir tus necesidades nutritivas del día a día sin problemas porque concentra proteínas, vitaminas, minerales, grasas e hidratos.

Por eso, y si la combinas con una dieta sana y equilibrada, no estarás renunciando en ningún momento a los nutrientes que necesita tu cuerpo para funcionar de forma adecuada.

Si a ello le añades otros ingredientes también conocidos por sus efectos beneficiosos, como es el caso del jengibre, consigues bebidas que, ingeridas regularmente, te ayudarán a bajar de peso.

Otra ventaja muy importante de este truco casero es que prácticamente todas las personas pueden hacerlo en casa, ya que se trata de productos baratos, que se encuentran fácilmente y 100% naturales.

Cómo preparar tu infusión

El té de cúrcuma y jengibre para bajar de peso une dos ingredientes importantes y altamente nutritivos. El principal efecto que provoca en el organismo para ayudar a adelgazar es que facilita las digestiones, acelerando el trabajo del metabolismo, especialmente si has tomado picante o algún alimento muy pesado en la comida previa.

Esta infusión tiene, además, otras propiedades nada desdeñables como, por ejemplo, que funciona muy bien ante afecciones hepáticas y te permite aliviar los gases intestinales.

Todo ello contribuye a gozar de un bienestar mayor y a deshacernos de la sensación de pesadez que en muchas ocasiones sentimos después de comer.




El proceso de preparación es muy sencillo. Necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 2 tazas de agua,
  • 2 cucharadas de postre de cúrcuma rallada
  • 30 gramos de jengibre rallado
  • Un poco de miel

Se pone a calentar el agua, y antes de que empiece a hervir, se echa el jengibre previamente pelado y rallado.

Se deja cocer unos minutos y, a continuación, se añadirá la cúrcuma.

Finalmente, retiraremos el agua del fuego y la colaremos para tener nuestra infusión casi lista. Solo queda añadir la miel necesaria para endulzar la bebida y eso es todo. ¡Lista para tomar!

Con limón

También podemos preparar esta bebida con otros ingredientes. Por ejemplo, el té de cúrcuma, jengibre y limón para adelgazar incorpora, además de los beneficios anteriormente citados, las diversas cualidades nutritivas, alcalinas y astringentes de este cítrico, siendo una alternativa interesante para cualquier hora del día.

Esta infusión sirve para adelgazar, ya que acelera el metabolismo y, además, te permite mejorar tu salud física y mental. La elaboración es sumamente fácil.

Para preparar esta infusión se necesitan los mismos ingredientes: dos tazas de agua, 30 gramos de jengibre, dos cucharadas de postre de cúrcuma, y miel, y además añadiremos  una o dos rodajas de limón.

El proceso de preparación es parecido al de la infusión de cúrcuma y jengibre, con la diferencia de que, al final, se añadirán las rodajas de limón para darle el toque cítrico.

Conclusión

El empleo de cúrcuma y jengibre para adelgazar, por la cantidad de nutrientes que contienen, ayuda en cualquier dieta hipocalórica.

También son dos ingredientes que aceleran el metabolismo, algo fundamental para conseguir nuestro objetivo de lucir una figura bonita.

Si añadimos limón, tenemos una bebida que, además, resultará muy sabrosa.




Ahora solo nos queda pedirte un pequeño favor: que si este artículo te ha resultado útil, lo compartas en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!

Cúrcuma y curry: ¿Es lo mismo?




Mucha gente cree que la cúrcuma y el curry son lo mismo. Usan una palabra u otra indistintamente, o bien piensan que las diferencias son mínimas.

Pero no es así. Estas dos especias no son iguales.




De hecho, solo la cúrcuma es una especia propiamente dicha, mientras que el curry es una mezcla de varias especias y hierbas diferentes.

Diferencias entre la cúrcuma y el curry.

Es cierto que uno de los principales componentes del curry es la cúrcuma. De ahí su color amarillo anaranjado, y de ahí también el motivo de la confusión.

Pero hay casos en los que el curry ni siquiera lleva cúrcuma. Y, además, al incorporar otros condimentos, no tiene el mismo sabor, ni el mismo color ni las mismas propiedades de esta última.

Similitudes entre la cúrcuma y el curry

Como ya hemos mencionado, el curry contiene cúrcuma, en mayor o menor cantidad. Por lo tanto, ambos productos tienen algunas características y beneficios en común.

El más importante es la presencia de agentes antioxidantes. Esto se debe a la curcumina, el principio activo de la cúrcuma que le da su color.

La curcumina contribuye a capturar los radicales libres del organismo y a evitar el daño celular producido por los procesos oxidativos.

También tiene beneficios desde el punto de vista digestivo, ya que reduce la hinchazón abdominal y combate la acumulación de gases.

El cáncer es otro de los ámbitos sobre los que se están realizando numerosos estudios, ya que ciertos experimentos iniciales indican que puede reducir las posibilidades de su aparición, aunque aún se necesita más investigación para confirmarlo.

Diferencias entre la cúrcuma y el curry




La principal diferencia es que la cúrcuma es una planta, de la que se usa principalmente su raíz molida, y el curry es un preparado alimenticio a base de varias especias.

Es decir, el curry como tal no existe en la naturaleza. No hay ninguna planta que se llame así. Lo más conocido es el Murraya koenigii, conocido vulgarmente como árbol del curry, pero que nada tiene que ver con esta mezcla de especias.

Los ingredientes más comunes de este polvo son la propia cúrcuma, el chile y el comino, aunque se pueden encontrar otras especias y hierbas, como el cardamomo, la canela o el clavo. También varía el grado de presencia de un ingrediente a otro según el fabricante o la persona que lo elabore.

Pollo al curry

Sabor y color

La cúrcuma presenta un sabor ligeramente amargo y picante, con gusto a jengibre e incluso a la naranja.

Su color es de un amarillo anaranjado brillante, muy vivo. En gran parte por eso se utiliza en muchos platos como colorante.

Por su parte, el curry varía según su composición y la predominancia de unas especias sobre otras. Una mayor cantidad de cúrcuma o chile, por ejemplo, lo hará más picante. Así es como se suele consumir en la India.

En otros lugares, como Tailandia, prefieren un sabor más suave y afrutado, para lo que recucen la presencia de la cúrcuma y añaden otros condimentos.

Propiedades

También existen diferencias desde el punto de vista nutricional.

Una cucharada de cúrcuma tiene un índice de hierro de aproximadamente 5,2 milligramos, mientras que una de curry solo presenta 1,2 miligramos, aunque como ya hemos mencionado, esto depende de su composición.

También la presencia de manganeso es mayor en la cúrcuma: 1,9 miligramos, casi toda la cantidad recomendada para un día. Mientras, el curry se queda en 0,52 miligramos.

Por último, la vitamina E también marca una gran diferencia cuanto a valor nutritivo a la hora de consumir uno u otra: de los 1,6 miligramos de la cúrcuma a los 0,4 del curry.

Esta vitamina es muy importante para el organismo, ya que funciona como un potente antioxidante y ayuda a regular diversas funciones sanguíneas, como la coagulación.

Sin embargo, la variedad de especias existentes en el polvo de curry hace que este posea otros nutrientes que no tiene la cúrcuma, por lo que siempre es una buena idea tomar un poco de curry de vez en cuando.

Platos al curry y curry en polvo

Para terminar, cabe hacer una aclaración. Aunque tradicionalmente la palabra curry se refiere a la mezcla de condimentos de la que hemos hablado en este artículo, en la actualidad también se usa para designar cualquier plato elaborado con especias al estilo indio. Especialmente aquellos que llevan arroz.

Estos platos pueden llevar o no curry en polvo y cúrcuma.

Por eso, hay que tener en cuenta que no cualquier receta con la palabra “curry” que veamos llevará estos ingredientes, ni tendrá los mismos aportes alimenticios.




Como puedes ver, ambos productos son muy interesantes por sus muchas opciones de uso y sus beneficios. ¿Por qué quedarte con uno solo cuando puedes consumir los dos?

Ahora solo nos queda pedirte un pequeño favor: que si este artículo te ha resultado útil, lo compartas en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!