Cúrcuma y miel para aliviar la tos

¿Quién no ha sufrido alguna vez un resfriado y ha sentido que una molesta tos no le da respiro ni por el día ni por la noche? Seguro que a ti también te ha pasado. Por eso, en este artículo vamos a compartir un remedio casero muy efectivo y sencillo de preparar a base de cúrcuma y miel para la tos.

Ya sea porque prefieres no abusar de los medicamentos, porque estos no te hagan efecto o simplemente porque seas amante de lo natural, con este pequeño truco podrás sentir un importante alivio de los síntomas.

Estos dos productos son muy fáciles de conseguir. Incluso puede que ya los tengas en casa. Por eso, es una forma rápida de sentirte mejor sin tener que ir a tiendas especializadas o a farmacias a comprar ningún componente.

Cúrcuma y miel para la tos

¿Por qué es eficaz la cúrcuma y la miel para aliviar la tos?

Incluso por separado, ambos ingredientes poseen propiedades muy útiles para combatir la tos:

Protegen al organismo frente algunos virus

Los resfriados están causados por virus, algunos de los cuales pueden ser contrarrestados por la cúrcuma y la miel. O al menos, pueden limitar su reproducción. Es el caso del virus respiratorio sincitial o algunos adenovirus.

Usados de forma conjunta, se amplía el número de especímenes a los que son capaces de frenar.

Suavizan la garganta y sirven de expectorante

La cúrcuma es especialmente conocida por su acción antiinflamatoria, por lo que resulta muy eficaz para reducir la hinchazón que se produce en las vías respiratorias durante los resfriados, especialmente la garganta, y además ayuda a expulsar las flemas.

Por su parte, la miel también sirve para suavizar las gargantas enrojecidas e irritadas.

Son unos excelentes antihistamínicos naturales

Si eres alérgico seguramente ya lo sepas: la histamina es una de las principales responsables de estos síntomas tan molestos como los estornudos y la secreción nasal.

Tanto la miel como la cúrcuma tienen propiedades antihistamínicas, que reducen la producción de este agente químico y con ello también sus síntomas.

Mantienen al sistema inmunitario en buen estado

No solo debemos preocuparnos de los resfriados cuando ya los sufrimos. También es importante prevenirlos.

Gracias a los beneficios antioxidantes y antiinflamatorios de estos dos productos naturales, nuestro organismo estará mejor preparado para hacer frente a agentes externos peligrosos como virus y microbios, y nuestro sistema inmunitario será más difícil de penetrar.

Cómo preparar tu remedio de miel y cúrcuma para el resfriado

Existen varias formas de combinar estos dos ingredientes, usando también otros productos naturales. En este artículo vamos a ver dos de los más fáciles de preparar y efectivos.

1. Mezcla de cúrcuma, jengibre y miel

Para elaborar este poderoso elixir natural necesitarás lo siguiente:

  • Media taza pequeña de miel natural
  • 3 Cucharaditas de cúrcuma en polvo
  • 2 cucharaditas de jengibre (opcional)
  • Un poco de clavo

Pasos a seguir:

  1. Añade en un recipiente la miel y luego la cúrcuma. Mezcla un poco.
  2. Añade el jengibre, en caso de que tengas en casa.
  3. En último lugar, añade el clavo
  4. Sigue mezclando todos los ingredientes hasta que quede uniforme
  5. Pasa la mezcla a un recipiente que puedas cerrar bien para que no pierda sus propiedades.

Puedes tomar una cucharadita entre tres y cuatro veces al día para empezar a sentirte mejor.

2. Cúrcuma con leche y miel

Los ingredientes para este remedio son:

  • Una taza de leche
  • Una cucharada de cúrcuma en polvo
  • Una cucharada de miel natural

Elaboración:

  1. Calienta la leche en el microondas o en un cacillo en el fuego o la vitrocerámica
  2. Una vez que esté bien caliente (no tiene que llegar a hervir), retírala del fuego o del microondas añade la cúrcuma y la miel.
  3. Remueve bien la mezcla hasta que quede bien disuelta en la leche y no se aprecien muchos grumos.
  4. Vierte la solución en una taza o un vaso.

Deja enfriar unos minutos, lo necesario para no quemarte, mientras sigues removiendo con una cuchara. Puedes tomar dos tazas al día si lo deseas.