Infusión de cúrcuma, jengibre, canela, miel y limón.

Té de cúrcuma, jengibre y canela




En este articulo os vamos a hablar del té de cúrcuma, jengibre, canela y limón. Se trata de una infusión con muchas propiedades y muy sencilla de usar, ideal para empezar el día.

¡Manos a la obra!




Beneficios del té de cúrcuma jengibre y canela

Antes de empezar a preparar esta receta, es muy probable que te preguntes para qué sirve la cúrcuma el jengibre y la canela.

Pues bien, este estupendo remedio casero tiene múltiples beneficios sobre la salud, gracias a la combinación de sus ingredientes, todos naturales y conocidos por sus propiedades medicinales.

Para empezar, tiene un potente efecto antiinflamatorio, por lo que es útil para aliviar los síntomas de ciertas dolencias causadas por la inflamación, como la migraña, la artritis o el reuma.

También sirve para limpiar y desintoxicar el organismo de sustancias nocivas, como bacterias,  parásitos y toxinas procedentes de los alimentos que consumimos, por lo que se puede considerar una bebida detox.

Por otro lado, este té fortalece el sistema inmunitario, reduciendo la posibilidad de contraer resfriados, infecciones y otros problemas de salud provocados por tener un nivel bajo de defensas.

Todos estos beneficios son posibles gracias a la acción conjunta de sus ingredientes. A continuación vamos a ver qué propiedades aporta cada uno de ellos a esta bebida.

Cúrcuma

Probablemente, este sea el ingrediente más beneficioso de este remedio casero. La cúrcuma es una planta originaria del continente asiático de cuya raíz se extrae un polvo usado como colorante y aditivo en muchas recetas, especialmente en los platos al curry.

Pero también, y lo que es más importante, se lleva usa desde hace siglos como planta medicinal. Sirve como antiinflamatorio natural, refuerza el sistema inmunitario, mejora las digestiones y ayuda a hacer frente a las bacterias.

Jengibre

El jengibre pertenece a la misma familia de plantas que la cúrcuma, por lo que ambas comparten algunos beneficios. Además de ayudar a reducir la inflamación, acelera y facilita las digestiones, por lo que resulta muy eficaz para evitar la pesadez después de las comidas, la acumulación de gases, el ardor de estómago y otras molestias similares.

Este ingrediente también es conocido por disminuir las nauseas y el mareo, contribuir a la eliminación de líquidos y regular los niveles de colesterol en sangre.

Canela

El tercer ingrediente principal de esta infusión es la canela. Esta especia dulce de origen asiático, además de usarse como aditivo en multitud de postres, también es muy usada en todo el mundo gracias a sus muchos beneficios para la salud.

El extracto de canela ayuda a reducir el nivel de azúcar en la sangre (glucemia), por lo que se suele recomendar para personas con diabetes de tipo 2. También disminuye los triglicéridos y el colesterol LDL (el malo), al tiempo que actúa como antioxidante muy efectivo.




Cómo preparar el té de cúrcuma, jengibre y canela

Ahora que ya sabes todo lo que te puede aportar esta exótica infusión, toca ponerse manos a la obra y prepararla para que puedes probarla por ti mismo. ¡Toma nota!

Ingredientes

Para disfrutar de este té detox, necesitarás los siguientes ingredientes (para una taza):

  • 3 tazas de agua (200 cc.)
  • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma molida
  • 1 ramita de canela
  • 3 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 rodaja de limón (opcional)
  • Una pizca de cayena o pimentón picante (opcional

Instrucciones

  1. Echa el agua y el jengibre en un cacillo o cacerola pequeña.
  2. Calienta el agua hasta que empiece a hervir.
  3. Disminuye la intensidad del fuego y deja la mezcla a fuego lento durante 10 minutos.
  4. Añade la ramita de canela, la cúrcuma y el pimentón.
  5. Deja hervir otros 10 minutos, removiendo de vez en cuando.
  6. Aparta el cacillo del fuego y añade el zumo de limón.
  7. Pasa la infusión resultante por un colador y a una taza.
  8. Añade un poco de miel para endulzar el té, y si quieres, introduce la rodaja de limón.

¡Eso es todo! Ya solo te queda disfrutar de una buena taza de cúrcuma, jengibre y canela con todo el sabor y los beneficios que aportan estos ingredientes.

También puedes preparar más cantidad de infusión, guardarla en una jarra y tomarla en varias veces. Para ello, solo tienes que aumentar los ingredientes de forma proporcional según el número de tazas que quieras tener.




Té de cúrcuma, jengibre y limón para adelgazar

Cúrcuma, jengibre y limón para adelgazar




¿Cúrcuma y jengibre para adelgazar? Pues sí, este remedio natural nos puede ayudar a perder esos kilos de más.

La cúrcuma es una hierba del tipo de las zingiberáceas originaria del sudeste asiático que tiene la característica particular de ser considerada un superalimento, dados sus múltiples beneficios.




La raíz de esta planta, que es muy rica en curcumina, tiene muchos usos gastronómicos. Pero por la gran concentración de nutrientes que tiene, también medicinales (actúa como un antiinflamatorio) y cosméticos.

En este artículo te explicamos cómo combinarla con el jengibre, otra planta muy popular de la misma familia y también con muchas propiedades, para sacarle el máximo partido posible y puedas pierdas peso más fácilmente.

Té de cúrcuma y jengibre para bajar de peso

A la hora de perder peso, de forma sana y natural, puede resultarte de mucha utilidad saber que la cúrcuma contribuye a cubrir tus necesidades nutritivas del día a día sin problemas porque concentra proteínas, vitaminas, minerales, grasas e hidratos.

Por eso, y si la combinas con una dieta sana y equilibrada, no estarás renunciando en ningún momento a los nutrientes que necesita tu cuerpo para funcionar de forma adecuada.

Si a ello le añades otros ingredientes también conocidos por sus efectos beneficiosos, como es el caso del jengibre, consigues bebidas que, ingeridas regularmente, te ayudarán a bajar de peso.

Otra ventaja muy importante de este truco casero es que prácticamente todas las personas pueden hacerlo en casa, ya que se trata de productos baratos, que se encuentran fácilmente y 100% naturales.

Cómo preparar tu infusión

El té de cúrcuma y jengibre para bajar de peso une dos ingredientes importantes y altamente nutritivos. El principal efecto que provoca en el organismo para ayudar a adelgazar es que facilita las digestiones, acelerando el trabajo del metabolismo, especialmente si has tomado picante o algún alimento muy pesado en la comida previa.

Esta infusión tiene, además, otras propiedades nada desdeñables como, por ejemplo, que funciona muy bien ante afecciones hepáticas y te permite aliviar los gases intestinales.

Todo ello contribuye a gozar de un bienestar mayor y a deshacernos de la sensación de pesadez que en muchas ocasiones sentimos después de comer.




El proceso de preparación es muy sencillo. Necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 2 tazas de agua,
  • 2 cucharadas de postre de cúrcuma rallada
  • 30 gramos de jengibre rallado
  • Un poco de miel

Se pone a calentar el agua, y antes de que empiece a hervir, se echa el jengibre previamente pelado y rallado.

Se deja cocer unos minutos y, a continuación, se añadirá la cúrcuma.

Finalmente, retiraremos el agua del fuego y la colaremos para tener nuestra infusión casi lista. Solo queda añadir la miel necesaria para endulzar la bebida y eso es todo. ¡Lista para tomar!

Con limón

También podemos preparar esta bebida con otros ingredientes. Por ejemplo, el té de cúrcuma, jengibre y limón para adelgazar incorpora, además de los beneficios anteriormente citados, las diversas cualidades nutritivas, alcalinas y astringentes de este cítrico, siendo una alternativa interesante para cualquier hora del día.

Esta infusión sirve para adelgazar, ya que acelera el metabolismo y, además, te permite mejorar tu salud física y mental. La elaboración es sumamente fácil.

Para preparar esta infusión se necesitan los mismos ingredientes: dos tazas de agua, 30 gramos de jengibre, dos cucharadas de postre de cúrcuma, y miel, y además añadiremos  una o dos rodajas de limón.

El proceso de preparación es parecido al de la infusión de cúrcuma y jengibre, con la diferencia de que, al final, se añadirán las rodajas de limón para darle el toque cítrico.

Conclusión

El empleo de cúrcuma y jengibre para adelgazar, por la cantidad de nutrientes que contienen, ayuda en cualquier dieta hipocalórica.

También son dos ingredientes que aceleran el metabolismo, algo fundamental para conseguir nuestro objetivo de lucir una figura bonita.

Si añadimos limón, tenemos una bebida que, además, resultará muy sabrosa.




Ahora solo nos queda pedirte un pequeño favor: que si este artículo te ha resultado útil, lo compartas en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!

Cúrcuma, jengibre y té verde




Si adoras las infusiones, no puedes dejar de probar la receta que vamos a compartir contigo en este artículo: cúrcuma, jengibre y té verde. Una combinación de productos naturales con numerosas propiedades que ayudará a nuestro organismo a mantenerse en buen estado al tiempo que nos brindará un sabor sorprendente.

Puedes incorporar esta bebida fácilmente a tu rutina diaria, y así disfrutar de una infusión elaborada por ti misma, muy sencilla de preparar y con un sabor que no dejará a nadie indiferente.

Infusión de cúrcuma con jengibre y té verde.

Beneficios de tomar té verde con cúrcuma y jengibre

  • Esta bebida presenta numerosos beneficios para nuestro cuerpo. A continuación enumeramos los más importantes:
  • Tiene un alto poder antiinflamatorio. La cúrcuma y el jengibre son especialmente conocidos por sus propiedades antiinflamatorias. No en vano, se les ha llegado a bautizar como el Ibuprofeno natural. Además, también ayudan a calmar el dolor en ciertos casos, por lo que si sufres dolor o hinchazón en las articulaciones u otras condiciones inflamatorias, puede serte útil para aliviar los síntomas.
  • Protege el hígado y el corazón. El extracto de cúrcuma y de jengibre ayudan a reducir los niveles de colesterol perjudicial, por lo que las posibilidades de sufrir problemas cardiovasculares también se ven disminuidos. Además, su acción antimicrobiana contribuye a un mejor funcionamiento del hígado.
  • Mejora la salud cerebral. El poder antioxidante presente en los ingredientes de esta receta ralentizan el deterioro de las neuronas, potencia la actividad neurológica y ayuda a mantener la atención durante más tiempo.
  • Brinda un mejor aspecto a tu piel. La cúrcuma y el jengibre pueden usarse para elaborar mascarillas, pero tomados en forma de infusión también fortalecen la salud de tu piel. Esto se debe principalmente a sus efectos antiinflamatorios y antimicrobianos, que previenen la aparición del acné y otros problemas tópicos, y ayudan a las células de la piel a regenerarse.

Cómo preparar tu infusión de té verde con jengibre y cúrcuma




Ahora que ya sabes todo lo que puede aportarte esta refrescante bebida, vamos a ver cómo prepararla.

Ingredientes para una tetera

  • Té verde puro (es decir, sin sabores añadidos)
  • 20 gramos (una cucharadita) de cúrcuma rallada o en polvo
  • 20 gramos (una cucharadita) de jengibre rallado
  • Agua (preferiblemente filtrada)
  • Miel natural y una rodaja de limón (opcional)

Preparación

  1. En una olla o cacerola pequeña, lleva el agua a ebullición.
  2. Añade el té, la cúrcuma y el jengibre. Baja la temperatura (en función de si quieres un sabor más o menos amargo) y deja hervir durante 10 o 15 minutos.
  3. Cuela el líquido resultante en una tetera.
  4. Deja la infusión reposar durante unos 5 minutos.
  5. De forma opcional, puedes añadir un poco de miel o una rodaja de limón a la infusión una vez que se haya enfriado un poco, antes de tomarla.

Precauciones

El consumo excesivo del té puede resultar perjudicial para la salud, por lo que debes tomarlo con moderación. Una taza al día es una cantidad razonable.

También es recomendable tomarlo con otros alimentos ricos en grasas saludables, ya que es así como el organismo absorbe mejor la curcumina, el componente esencial de la cúrcuma. Puedes tomar tu té durante un desayuno en el que hayas incorporado aceite de oliva o nueces, por ejemplo, o después de la comida, como sustituto del café.




Ahora solo nos queda pedirte un pequeño favor: que si este artículo te ha resultado útil, lo compartas en tus redes sociales para que podamos llegar a más gente. Solo tienes que hacer clic en alguno de los botones de aquí abajo. ¡Muchas gracias!