Cúrcuma: Propiedades y beneficios para la salud de la especia de moda

¿Te imaginas poder mejorar el sabor, las propiedades y la calidad de tus comidas añadiendo solo un poco de especia?

No hace falta que lo imagines. ¡Es posible! Y todo ello gracias a la cúrcuma, el superalimento de moda que cada vez más personas de todo el mundo incorporan a su dieta diaria.

Pero si quieres saber más acerca de este preciado producto culinario antes de probarlo, has llegado al lugar adecuado. Porque en nuestra web podrás encontrar toda la información que necesitas y así valorar por ti mismo si merece la pena añadirla a tus platos. ¡Pero estamos convencidos de que la respuesta será un rotundo sí!

Cúrcuma en polvo y en raíz.

 

¿Qué es la especia de la cúrcuma o el turmeric?

Comencemos con un poco de información previa sobre esta especia alimenticia. Procede de la planta de nombre científico curcuma longa, y en algunos lugares también se le conoce con su nombre en inglés, turmeric.

La cúrcuma tiene su origen en el sudeste asiático y en el subcontinente indio, donde se ha usado como condimento alimenticio desde tiempos inmemorables. Sin embargo, no ha sido hasta hace unos cuantos años cuando ha comenzado a ser realmente popular en el mundo occidental y a convertirse en objeto de estudio de multitud de estudios científicos, gracias a sus numerosos beneficios para la salud.

La cúrcuma como especia procede de su raíz tuberculosa o rizoma; del que se extrae un polvo con un característico color anaranjado que sirve como condimento y también como suplemento medicinal.

El componente principal de este extracto es la curcumina, que precisamente es la que da ese color al polvo, por lo que es muy preciado como colorante para diversos platos gastronómicos.

Planta de la cúrcuma

Aunque por lo general al hablar de la cúrcuma nos referiremos a la especia, también se puede llamar por este nombre a la planta de la que se extrae. Se trata de una planta herbácea perenne perteneciente a la familia de las zingiberáceas, de la que también forman parte otras plantas muy populares, como el jengibre.

Sus tallos dan lugar a hojas con forma alargada y con filotaxis (disposición) alterna y organizadas en dos filas. Pueden alcanzar una altura de hasta un metro aproximadamente.

En sus regiones de origen, sus hojas, además de tener un fin ornamental, debido a su vívido color verde, también se usan para envolver alimentos en ellas, y así conservarlos frescos durante mayores periodos de tiempo.

Los tallos presentan una inflorescencia que, cuando no tienen flor, acaban en brácteas de una tonalidad que va del blanco al verde. En la época de florecimiento, brotan flores que pueden ser de color blanco o rosa, aunque en ocasiones también se pueden ver amarillas. La estructura floral tiene forma cónica, y su longitud es de unos 12 centímetros.

Estas flores, al igual que los rizomas, también contienen curcumina, aunque en una menor concentración. Además, son ricas en aceites esenciales. Esto hace que esta parte de la planta también se utilice en distintos platos de la gastronomía tradicional india.

Palillo, azafrán de raíz… ¿qué otros nombres tiene la cúrcuma?

La planta de la cúrcuma es conocida con múltiples nombres, según la región geográfica en la que nos encontremos. A continuación, ofrecemos una lista con las denominaciones de esta especie:

  • Palillo
  • Palillo cholón
  • Palillo chuncho
  • Yuquilla
  • Guisador
  • Turmérico
  • Kurcum
  • Jengibrillo
  • Polluelo
  • Azafrán cimarrón
  • Azafrán de raíz
  • Azafrán de la India
  • Indian Saffron
  • Turmeric root
  • Curcumine
  • Curcumin
  • Racine de cúrcuma
  • Pian Jiang Huang
  • Yu jin
  • Kurkuma
  • Culcuma

¿Para qué sirve la cúrcuma?

La cúrcuma se utiliza para muchos fines, especialmente gastronómicos, cosméticos y medicinales, estos últimos descubiertos en años recientes gracias a las últimas investigaciones que se están desarrollando. Pero también se utiliza en otras áreas, como la industria textil e incluso la perfumería.

Usos alimenticios

La función principal que ha tenido desde hace siglos ha sido la de especia y colorante alimenticio. De hecho, es el ingrediente más usado en la preparación del curry.

No en vano, en la India la cúrcuma es uno de los ingredientes más populares de su cocina. Se utiliza para dotar a los platos de un sabor más potente y aromático, y también para dar color su típico color amarillento a las comidas.

Aunque es en el curry donde se encuentra de forma más común, también se utiliza en otros muchos otros tipos de productos gastronómicos: dulces y pasteles, productos lácteos, helados, zumos, galletas, cereales…

Además, se puede encontrar en preparados junto con otros ingredientes y especias, como la pimienta negra, el jengibre o diferentes tipos de té, que dan un mejor sabor y textura a la cúrcuma.

En la mayoría de los casos la cúrcuma se utiliza en forma de polvo, o rallada directamente de la raíz. Pero algunas recetas también aprovechan las hojas de la planta.

Como aditivo en la cocina, añadirá color y sabor a diversos preparados culinarios. En muchas regiones del mundo, incluso en los países occidentales, también podemos encontrar la curcumina en la elaboración de muchos alimentos que a diario encontramos en nuestra mesa:

  • Sopas
  • Caldos
  • Arroces
  • Potajes
  • Guisos
  • Ensaladas
  • Pastas
  • Legumbres
  • Verduras
  • Aliños
  • Carnes
  • Pescados
  • Cremas
  • Purés
  • Mayonesas
  • Mantequillas
  • Leches
  • Tés
  • Quesos
  • Mostazas
  • Mantecas
  • Salsas
  • Piques y pimientas
  • Tés

¿Verdad que nunca hubieras imaginado que este ingrediente tan exótico sirviera para preparar tantos platos y alimentos deliciosos? ¡Pues puedes incorporarlo a tu cocina muy fácilmente!

No dejes de visitar nuestro apartado de recetas donde te aportamos diferentes ideas culinarias y remedios caseros para introducirla en tu vida cotidiana.

Usos medicinales

Los usos terapéuticos son otros de los grandes atractivos de la cúrcuma. Antiguas civilizaciones como la cretense o la egipcia ya comenzaron a sospechar las mejoras que esta planta podían aportar a la salud del organismo. Y la ciencia moderna no ha hecho sino confirmar esta idea.

Tradicionalmente, ha sido uno de los ingredientes naturales más utilizados en la medicina Ayurvédica para tratar muchos problemas de salud y prevenir enfermedades, como dificultades respiratorias, el dolor o el reuma.

En la actualidad, su principal uso medicinal es el de antiinflamatorio, por lo que resulta muy útil para aliviar los síntomas de la artritis y otras enfermedades inflamatorias.

Además, es beneficioso para el estómago, la vesícula biliar, el hígado y la piel, entre otros. Incluso se ha estudiado su papel en la prevención de ciertos tipos de cáncer.

Usos cosméticos

Gracias su efecto antiinflamatorio y antioxidante, la cúrcuma también se utiliza para multitud de propósitos estéticos.

Especialmente, combate la aparición del acné, reduce los síntomas de la psoriasis, ayuda a suavizar las estrías y favorece el rejuvenecimiento de la piel, ya que protege a las células del daño causado por los radicales libres.

También se usa a menudo para el cuidado del cabello, ya que disminuye la producción de caspa y en general ayuda a evitar cualquier problema que tenga su origen en el cuero cabelludo de forma natural, sin parabenos ni componentes químicos.

Beneficios y propiedades de la cúrcuma

Las propiedades de la cúrcuma son muy numerosas para distintos aspectos de nuestra vida, y si la consumimos de forma regular (aunque con moderación), le podemos sacar mucho provecho a este ingrediente natural. A continuación vamos a compartir algunas de las más importantes.

Beneficios para la salud

Estamos ante una planta digestiva conocida por su alto poder astringente. Es decir, supone una ayuda contra las diarreas provocadas por el consumo de antibióticos o debido a una mala digestión. Además, te ayudará a mantenerte saciado, a que tu estómago funcione correctamente y a la reducción de los gases en el organismo. Su toma es muy recomendable para tratar gastritis y colon irritable.

Sin embargo, sus beneficios no residen solo en el aparato digestivo porque también supone un refuerzo contra los reumatismos y los problemas de hígado,ya que la cúrcuma es una gran aliada a la hora de generar una barrera protectora frente a este órgano. Su consumo sirve para regenerar las células hepáticas, y por lo tanto, su uso es recomendado en el tratamiento de colecistitis, piedras en la vesícula o hepatitis leve.

También tiene un gran efecto descongestionante y alivia los dolores de la artritis y la artrosis, pero sin dañar las mucosas gástricas, cosa que sí sucede con la ingesta de antiinflamatorios. Por este motivo, suele conocerse como el ibuprofeno natural.

Por último, al tomarla estamos promoviendo la activación de las enzimas glutation transferasa y glutation peroxidasa, como apuntan diversos estudios médicos.

En definitiva, sin incorporas esta especia a tu dieta, gozarás de una vida más plena y llena de salud.

Beneficios estéticos

Al regular el tránsito intestinal y ser un gran aliado frente a problemas estomacales, es una ayuda muy óptima en el control y la pérdida de peso.

También su ingesta ayuda a eliminar toxinas del organismo, lo que, junto a una buena dieta, conseguirá que el beneficiado obtenga una piel sana y libre de residuos, dándole una apariencia más joven y consiguiendo que luzcas un mejor aspecto.

Su acción antiinflamatoria no supone únicamente un beneficio interno, sino que acelera la cicatrización de heridas, picaduras, etc.

El secreto está en la curcumina

El componente que aporta la mayor parte de los beneficios de la cúrcuma es la curcumina, de nombre científico polifenol curcumina. En el continente asiático, especialmente en la India, este producto se lleva usando desde hace siglos debido a sus múltiples usos.

Su uso principal es el de colorante, ya sea en la gastronomía o en la fabricación de telas y otros tejidos. En el ámbito alimenticio, este colorante está catalogado por la Unión Europea como E-100i. Por lo tanto, si ves esta referencia en el etiquetado de algún producto, ya sabes que se trata de esta especia.

La cantidad de curcumina presente en la raíz de cúrcuma es muy reducida, solo del 3%. Pero si compramos extracto de cúrcuma, ya sea en polvo, en cápsulas o en cualquier otra de sus presentaciones, tendremos una concentración mucho mayor, y por lo tanto, sus beneficios serán más notables.

La curcumina es una sustancia que no se asimila fácilmente por parte del intestino. Por este motivo, es habitual que se acompañe de pimienta negra, ya que la combinación de ambos productos se absorbe mucho más fácilmente.

 

Cómo tomar la cúrcuma

La cúrcuma se puede consumir de diferentes formas, dependiendo de si quieres tomarla sola o como acompañamiento en comidas, y la dosis que desees ingerir.

Dependiendo de la forma que elijas, la cantidad de curcumina será mayor o menor, ya que algunos productos tienen también otros ingredientes, y por lo tanto no todos presentan la misma pureza.

La forma más simple de tomarla es directamente de la raíz. Sin embargo, su sabor puede resultar bastante amargo, por lo que puede que este método no sea apto para todos los paladares. Pero si eres amante de los sabores fuertes, y no te arrugas frente a ningún tipo de pimienta, entonces seguro que no te desagrada.

También se puede tomar en cápsulas, en infusiones o el polvo.

Como puedes ver, este ingrediente natural no puede faltar en ningún hogar.

Esperemos que este artículo os resulte útil, y si es así, ¡no olvidéis compartir con vuestros contactos!